domingo, 21 de diciembre de 2014

'El abuelo que saltó por la ventana y se largó'


   implemente en este 'placido domingo' no me aguanté las ganas de fungir como "crítico literario" o más bien como comentarista (¿reseñador?) de un libro que acabo de leer y que me fascinó, recomendación experta de una gran lectora y escritora que me digna con su amistad y me prestó (regalo) el libro cuyo nombre da título a ésta entrada.

Siempre leo en las noches antes de 'dormir' y bien acomodado en mi acogedora y plácida cama, en ésta oportunidad cayó en mis manos el libro del periodista sueco Jonas Jonasson, y quien lo intituló: 'El abuelo que saltó por la ventana y se largó' y es el inicio de la aventura ficcionada de un centenario personaje que da vida a la novela. Es el tipo de lectura que divierte, que me divirtió como ninguno y me alejó de mis más 'oscuros pensamientos hechos de realidad...'

Hallan, el viejo y bello 'canalla'... largándose. 

Qué difícil de soltarlo fue, lo disfrute sin poder borrar de mi cara una sonrisa de solo ver el libro en mi mesita de noche. Que personaje tan bien logrado y tan humano, del que uno sin proponérselo le toma un cariño especial a ese maravilloso 'canalla' de Allan Karlsson, el viejo centenario; no me explico - y eso pensamos en la América hispana - como su autor siendo sueco, tiene tal sentido del humor y tal sentido común, en este caso desbordado, que impregna a su personaje... qué personajote tan bellamente humano y lógico, imposible de ignorar y olvidar.

El libro sorprende desde la primera página, sorprende, más bien desde la formidable dedicatoria a su abuelo, con esas vueltas inesperadas que a mi me gustan tanto en una historia. En su traducción muy bien lograda sin duda al español, casi me lo leo de 'un jalón' (416 páginas), pero me dí el lujo de ir saboreándolo al trasnoche, poco a poco, de capítulo en capítulo (Una semana). Ahora que lo he terminado, con qué placer he incursionado en el mundo de las reseñas literarias (nunca lo había intentado) para recomendarlo como a mi lo hicieron.
Carátula del libro de 'Salamandra' que se encuentra en Colombia.

No pretendo hacer un resumen de la obra, solo el contexto de la vida del abuelo en sus cien años de absurdas pero lógicas aventuras en las que se le pasaron sus 'explocivos' días, enmarcados en la historia contemporánea del siglo XX y sus absurdas relaciones con los más representativos actores (Franco, Truman, Mao, Stalin entre otros) de la segunda guerra mundial y la subsecuente 'guerra fría' hasta llegar al ancianato del que se voló y conocer a los nuevos amigos con los que emprende su última y loca aventura, de verdad fascinante...
Ahora, el manejo del 'flash back' o el desarrollo de esa interesante figura de la retórica llamada 'Analepsis' la logra con mucha maestría al remontar con facilidad y simpleza, las épocas históricas en que Hallan se mueve en su periplo de vida... "A los cien años aún queda mucho por vivir".

Si pueden conseguir y leer éste entretenido libro, su historia les dejará 'el gran sabor de la satisfacción' y una sonrisa de plena aceptación al cerrar su última página, no por el final que de verdad es genial, sino por toda la novela que acaba de terminar... de verdad lo recomiendo, no se defraudarán.

Un gerontófilo abrazo.

Hortensio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario