domingo, 8 de marzo de 2015

El síndrome de Stendhal.


El gran escritor francés Henri-Maria Beyle (Rojo y negro, La cartuja de Parma.) conocido por su heterónimo de Stendhal, empezó a visitar la gran ciudad museo de Florencia, una de las más bellas ciudades del renacimiento y una de las más extraordinarias de Europa, en 1817 y con miras a recoger información para su próximo libro sobre arte y en su ruta ya 'enfermo' entró  en la iglesia de la Santa Cruz, y allí permaneció un largo rato hasta que pudo recuperar el aliento y las fuerzas, no por cansancio sino por un número indeterminado de síntomas que describió a sus amigos como:"Me enfermé de ver tanta y tanta belleza"... 



Extasiado por tanta belleza en esculturas, pinturas y frescos, fachadas de iglesias y sus cúpulas, museos con todos sus tesoros, su corazón se aceleró, una repentina sensación de angustia y sudores fríos comenzaron a recorrer su cuerpo, acompañada de vértigo, lo obligó a sentarse en una de las bancas de la iglesia. A partir de ese instante ese cuadro clínico y patológico fue conocido como Síndrome de Stendhal y es recurrente en muchos turistas que van a Florencia en busca de las bellezas de sus obras de arte y con la sensibilidad de un artista... Vean este hermoso vídeo que acompaña a la entrada y estarán de acuerdo conmigo de que Stendhal tenía razón de enfermarse de 'acumulación de belleza'.

Hasta mi próximo Síndrome.

Hortensio.