miércoles, 28 de diciembre de 2016

¡Páselas por inocente! En serio.

Dedicado a mi hijo Eduardo Cepero Posada,
       quien nació un día 28 de diciembre de 1.973.  
En éste último miércoles (28) de éste mes y de éste año, algo para recordar y no es otra cosa que la celebración hagiográfica cristiana del día en que el idumeo Herodes I 'el grande' el Basileo (rey en griego) Rey de los judíos por mandato del senado romano, convertido al judaísmo, ordenó en toda la Palestina, la matanza de niños menores de dos años, creyendo así que podría deshacerse del nuevo rey que había nacido en aquella época y que acabaría con su dinastía; "éste supuesto rey" había sido anunciado por una extraña señal... la "estrella de Belén" y que no era otra cosa que la llegada de la luz de la explosión de una 'supernova' que duró varios días iluminando el cielo nocturno de la Judea, luego desapareció, pues no era sino luz del pasado cósmico...

Los tres reyes magos siguiendo
la luz de una supernova...

Los famosos y recordados reyes magos (astrólogos), la 'embarraron' o 'metieron la pata' como se dice
coloquialmente en Colombia, se supone que llegaron a adorar y darle presentes al hijo nacido del rey Herodes, pues habían seguido la señal de una estrella muy luminosa en el Occidente que estaba como estacionada sobre éstas tierras y todo se confabuló para "los celos y la cólera del rey". ¿El no había tenido un heredero pues ya era muy anciano, por qué los reyes magos buscaban a un bebé usurpador, un "rey nacido" el Ungido o Mesías? y desde luego ¿la estrella luminosa que al cabo de unos días desapareció del firmamento? Los astrólogos y sacerdotes del reino 'despistados' por la estrella, optaron por aconsejar al rey la famosa matanza de niños... hasta aquí la historieta cristiana que le sirvió de base aDionisio el Exiguopara direccionar el nacimiento de la era cristiana, que es el inicio del Calendario Gregoriano.

Pero, ¿fue cierta toda ésta historia del infanticidio herodiano? lo cierto es que las fechas de éstos acontecimientos y señales no coinciden con el 28 de diciembre de aquella lejana época, el más grande y reconocido historiador judío, Flavio Josefo, no menciona nada de ésto en su obra "Antigüedades Judías", ni el historiador romano Apiano, especialista en la historia de Roma en Palestina y mucho menos por el gran Dion Casio, quien manifiesta con respecto a la historia de los romanos en la provincia de La Palestina: "Los romanos no lograron nada digno de mención en la zona"... entonces ¿por qué un hecho tan cruel y notorio no fue registrado por ningún historiador de la época o posterior?... pues esa fue la constante de toda la historia del cristianismo para acomodarla a la figura de Jesús...
El inverosímil infanticidio ordenado por Herodes.
de Cornelio van Haarlem.

Aunque se sabe de las rabietas asesinas y cueles de Herodes, como el asesinato de su querida esposa Mariamna (embrutecido de celos) y varios miembros de su familia quienes conspiraban para derrocarlo, no lo creo capaz de aquella atrocidad sin sentido, el ya era un viejo político (37 años en el poder) y como tal testó la sucesión para asegurarla entre sus hijos Herodes Arquelao (Judea y Samaria) Herodes Filipo (Batanea,Traconítide y Gaulanítide) y su famoso hermano el tetrarca, Herodes Antipas (Galilea y Perea)... Ha, me olvidaba de la queridísima Salomé, hermana del Gran Herodes, conociéndola como era y para que no conspirara contra sus sobrinos, le regaló tres ciudades (Yavne, Asdod y Fasayil, en gaza), para que reinara sobre ella como una toparquía. Entonces, ¿porqué estaría en peligro su reinado? Toda esta repartición (con cláusula de perpetuidad incluida) fue refrendada personalmente por su 'aliado' Augusto.

Además, como buen tirano constituyó su famosa 'policía secreta' que monitoreaba permanentemente al pueblo para poder suprimir a sus opositores y una guardia personal de cerca de 2.000 (corporis custodes, en latín)  formado por gigantes veteranos celtas, germanos, tracios y galos que le regaló Augusto después de la batalla naval de Acio, y que pertenecían a Cleopatra. A qué pues le temía? sólo a las legiones romanas y eran sus aliadas. No olviden que construyó la inexpugnable fortaleza de Masada, para que un caso de necesidad se pudiera refugiar allí. Entonces, ¿por qué había de temer a un supuesto 'niño rey' que atentaría contra su reinado? El pueblo judío fue 'diasporado' 70 años después del nacimiento del supuesto nacimiento del 'niño rey' y de la muerte del gran Herodes, rey de los judíos, y aunque Herodes fue cruel, semejante matanza hubiese sido referida en los libros de historia o por sus odiados enemigos, fariseos y zelotes...
Masada.

De manera que no hay que creer tanto en "El Libro" siempre lleno de inconsistencias históricas...
Un inocente y fuerte abrazo.

Hortensio.








lunes, 19 de diciembre de 2016

Ban-Zhao, la primera historiadora de la Historia.


La Venerable Dama Cao (Ban Zhao)
con los sellos reales de la dinastía Han de Este.

H
oy en este atípico lunes de diciembre, la desconocida historia de una gran historiadora, Ban- Zhao, la primera conocida en la China y una de las primeras o tal vez la única de la historia Universal antigua del siglo I (45-116 d.C.) ; también es conocida en la China como Pan Zhao y vivió durante la dinastía Han de Oriente. Nació en Fufeng en la provincia de Shaanxi. Se caso muy joven a los 14 años con Cao Shishu y enviudó unos pocos años después, se dedicó a su familia y a la literatura, astronomía, filosofía, geografía e historia.

Su padre, Ban Biao, fue un gran y reconocido historiador al iniciar una gigantesca obra el HanShu (el libro de Han) para complementar el Shiji (registros del gran historiador) de Sima Qian, quien recopiló la historia de la dinastía Han hasta el emperador Wu, sin embargo murió ejecutado antes de completar la obra. La tarea de completar tan gigantesca obra la continuo su hijo Ban Gu, quien duro cerca de dos décadas tratando de completar el tratado de historia paro murió en el intento.

Como un reto de honor familiar Ban-Zhao, con su talentoso arte de la investigación y como colaboradora estrecha de su hermano por años, logro terminar la obra y darla a la primera edición. El gran libro de Han, había sido terminado y fue considerado como modelo de escrito histórico para los historiadores venideros. Encargada y autorizada para explicar e instruir sobre la gran obra en la biblioteca imperial debido a su profundo conocimiento del libro y le dieron el título de "Talentosa de la Corte" o Huiban o Venerable Dama Cao.
La escritora e historiadora en su habitáculo
escribiendo el Gran Libro.
Debido a su grandes dotes de profesora e institutriz y su ética personal y familiar como viuda, fue la profesora de las damas de la corte y de la familia real. Fuero varias obras que escribió Ban-Zhao, durante sus 70 años de vida... "Los mandamientos de la mujer" para que fuera observada por su familia, también se llamó "Lecciones para las mujeres", pero una vez se publicó, fue distribuida por todo el imperio por orden real; el libro describe las virtudes que una mujer debe observar y acatar para mantener la armonía en la familia y fue citado en toda la China por siglos como una guía de conducta para la mujer.

Cuando murió fue llorada por la gente de su época y por toda la corte incluyendo su gran amiga la emperatriz, sus funerales fueron los de un ministro del imperio. Su libro es estudiado por los eruditos de la actualidad para conocer los pormenores en que se desarrolló esa época lejana del imperio chino y llegó a Occidente su noticia gracias a la ruta de la seda.

El gran libro de Han.

Bueno, un abrazo con sabor oriental.

Hortensio.







domingo, 11 de diciembre de 2016

La envidia


Quien no es envidioso,
no es digno de serlo.
Esquilo de Eleusis (525- 456 a.C).

En los campos ajenos, la cosecha
 siempre es más abundante.
Ovidio (43 a.C. 17) Poeta latino.


La envidia... oleo de Ignacio Diaz Olano.
No creo en pecados solo en emociones mal llevadas y una de ella es en el mundo el 'deporte preferido' nada menos que la envidia una de las emociones mas complejas del ser humano; se ha definido como "el deseo de lo ajeno" es el completo desajuste emocional moralmente inaceptable... Borges decía que era como una herencia de los españoles que a todo le dicen: "es envidiable" y se podría decir que "es envidia de la buena" "No es que te compare con otro"; pero no es sólo de los españoles, es universal y consustancial al ser humano ya que es una emoción natural como todas las emociones... el gran educador español don Miguel de Unamuno, decía: "la envidia es mil veces más terrible que el hambre porque es hambre espiritual".

Pero puede alguien defender a esa espúrea emoción... ya lo decía Arthur Shopenhauer, como buen misántropo: "Nadie es realmente digno de la envidia" y el comediógrafo francés Moliére: "El envidioso puede morir, pero la envidia nunca"; y algo que es casi una verdad 'de a puño' del dicho de Federico Nietzsche: "Nadie es feliz si no tiene quien lo envidie", pues sí es axiomático, que sería de aquel que hace mérito, para satisfacción personal nada más?, no lo creo... lo hace para provocar envidia en todas sus dimensiones, mil ejemplos podríamos dar para desvirtuar la modestia que solo pueden experimentar los santos y los locos... lo demás es falsa modestia, desde luego.  

Luca Signorelli, fragmento 1499-1502.
Capilla de San Brizio, Duomo, Orvieto.
La envidia de Caín, mordiéndose la mano.
Y como uno no está conforme con lo que se tiene se experimenta este sentimiento 'innoble' que todos en alguna oportunidad de nuestras vidas la hemos sentido por querer poseer lo que tienen los otros y no es un mal de pocos, todos los seres humanos la hemos experimentado, muchas veces más de ellas, no es que se desee mejorar la posición actual sino que el deseo es que al objeto o sujeto envidiado le vaya peor... ¿y entonces? Ocultar la envidia es el camino pues aceptarla sería admitir la carencia de lo envidiado, además que la envidia siempre es socialmente mal aceptada y tiene muy mala reputación.

Ahora, es cierto que el envidioso siempre desprecia las cualidades de su envidiado, lo 'pordebajea', lo ataca, lo denigra, obviamente lo calumnia e injuria directamente o por intermedio de testaferros,
Envidioso yo...?
como si se tratara de cualquier delincuente de poca monta... y tampoco aceptan un menor grado de comparación, como lo dijese Napoleón: la envidia es una manifiesta aceptación de inferioridad.

Jamás el envidioso lo contemplará así, nunca podrá aceptar ese estado... hasta donde puede llegar Caín, ¿al asesinato de su propio hermano? ese odio es imperdonable pues proviene de una figura muy cercana o que lo fue y ese poder de maldad, puede destruir y hacer cosas impropias como le sucedió al pobre de Abel o hacer perder un gran logro como única salida para ¿quedar tranquilo...?. Parodiando a Khalil Gibrán: "En el siniestro silencio de todo envidioso su alma está llena de ruidos extraños". Es el reflejo de su propia nausea, repugnancia y destructibilidad, de por sí, jamás podrá tener una razón cierta para encontrarse con LA PAZ.

Hay que tener en la cuenta que para el cristianismo es uno de los 7 pecados capitales y uno de los más graves pues éste da origen a otros muchos pecados Para terminar ésta entrada, un muy famoso cuento anónimo sobre la envidia...
Se cuenta que en una pequeña ciudad vivía un hombre muy envidioso, siempre le pedía a Dios que le diera una buena casa un muy buen carro y un inmejorable negocio; un día Dios se le apareció y le dijo: "Hijo mio, ¿donde quieres la casa?, ¿qué carro quieres? y ¿qué negocio te gustaría tener?" El hombre envidioso se sintió muy contento y hasta feliz, mientras pensaba todo aquello y que pedirle a Dios, éste le dijo: "Has de saber algo, a tu vecino le daré el doble que a tí".

Cuando el hombre envidioso escucho ésto se sintió terriblemente mal y pensó, "¿dos casas para mi vecino, dos carros y dos negocios?" Esto le generó tanta rabia, amargura y frustración que no pudo disimular su contrariedad y no le pudo responder a Dios. Al verlo en éste estado le dijo: "Piénsalo bien, mañana regreso por tu respuesta." Al día siguiente volvió Dios... "¿qué decidiste, hijo mio? y el hombre envidioso con total resolución le contestó: "Señor, he tomado una decisión... ¡Quiero que me hagas tuerto!
Retrato de un hombre tuerto...
por Vincent van Gogh.

El infeliz envidioso creyó que si quedaba tuerto Dios dejaría ciego a su odiado vecino, pues le daría el doble... en castigo por su pecado de envidia lo dejo tuerto, el vecino ni se enteró de lo que había pasado y siguió normal. Esta es la envidia, preferimos destruirnos a nosotros mismos, con tal de poder destruir a su ser odiado y a los demás.

Un envidiable día...

Hortensio

domingo, 4 de diciembre de 2016

Los celos de Wallada (II)

Hola de nuevo en un Plácido domingo más, con el epílogo de la historia de estos dos "trágicos" amantes... cuando todo era un remanso de amor e ilusiones, aparece en la jugada el vil y envidioso Ibn Abdús, Visir del débil Califa de turno con todo el poder de su intriga... éste estaba también perdidamente enamorado de la princesa pero sabía que no podía competir con el poeta en el corazón de Wallada. Por aquel entonces Ibn Zaydún ya ocupaba una posición destacada en la vida administrativa de Al-Andaluz y por ser de otro linaje era opositor al visir y a la princesa, todo en medio de una violencia política sin precedente en la capital del imperio, lo que no fue óbice para que consolidara su amorosa relación con Wallada.

Pero conocedor del postulado de que en 'la guerra y en el amor todo vale', tramó una infame trampa para hacer caer en desgracia y ante los ojos de su amante, al poeta rival; por aquel entonces la princesa había recibido para su servicio y por recomendación del Visir, a una hermosa esclava negra, una verdadera diosa de ébano que secretamente estaba vinculada y sobornada por el instigador para que espiara a su Señora y lo tuviese informado de sus actividades... una agente doble. 
 Ibn Abdús, invitó a un ágape a varios funcionarios del Sultán, en donde fuera de las fabulosas viandas de sabor árabe, mandó a traer deliciosos vinos del Duero y cuando todo estaba en pleno furor
La esclava...?
Yo también hubiese claudicado.
entraron las bailarinas y odaliscas a completar el cuadro del 'bacanal' y la jornada festiva entró en la noche en donde lo vapores de almizcles deliciosos y el vino 'prohibido' hicieron las delicias de los asistentes. La esclava de Wallada, hermosa como ninguna entró en escena, se dedicó exclusivamente en seducir al poeta quien se dejó envolver por el ambiente, el vino y la hermosura de la esclava y pecando de ingenuo sucumbió y se entregó en los brazos lujuriosos de la 'diosa de ébano'...

 Cuando en ese estado de éxtasis se encontraba el ebrio del poeta, entró en el apartado el visir y algunos amigos de la princesa que hicieron publica la 'supuesta' traición que destrozó a Wallada, dolida en su más profundo orgullo y viendo dañado su gran prestigio por el escándalo en el que se vio involucrado su gran amor y su esclava, no solo no pudo perdonar la traición sino que supo cómo hacerlo. Y aunque en la corte se supo que había sido el Visir Abdús, quien había orquestado la conspiración, la hermosa princesa no escucho disculpas ni mucho menos explicaciones, jamás perdonaría a Zaydún, es más por su fuerte carácter ese amor apasionado que sentía por el poeta se convirtió en odio apasionado. La herida que se abrió en el corazón de Wallada, provocaron estos versos que llegaron a los oídos del desolado poeta:

Si hubieses hacho justicia
al amor que hay entre nosotros
no hubieses amado ni preferido a mi esclava
ni hubieses abandonado la belleza de la rama
cargado de frutos
ni te hubieses inclinado hacia la rama estéril
siendo así que tu sabes que yo soy 
la luna llena en el cielo,
sin embargo, te has enamorado,
por mi desgracia, de Júpiter.

Zaydún, despedazo por el dolor de la perdida hacía lo imposible por obtener el perdón de su princesa:

Desde que estás lejos de mi,
el deseo de verte consume mi corazón
y me hace lanzar torrentes de lágrimas
mis días son ahora negros y
antes, gracias a ti, mis noches eran blancas.

El intrigante y descarado visir, no contento con lo que hizo a la pareja, provocó  la caída de su adversario en Córdoba en donde logro por intrigas y falsedades encarcelarlo, pero logró huir de su prisión y refigiarse en Sevilla , donde gobernaba el temible al- Mu'tadid, quien era de su estirpe, Zeydun pronto se convirtió en uno de sus visires de más confianza y cercano del rey. La princesa dolida como estaba se dejó arrastar hacia la compañía del visir Abdús, al que jamás había dado esperanza de amor; cuando el poeta -visir se enteró de ésta relación le escribió ésta sátira en contra de su odiado enemigo:

¡Oh que noble es Wallada!
Un buen tesoro para quien busca ahorrar.
Pensando en las necesidades del futuro.
¡Ojala distinguiese entre un albéitar y un perfumista!
Me han dicho que Abú Abdús la visita y
Me han contestado: a veces la mariposa busca el fuego. 



La airada poetisa no se hizo esperar para escribir los siguientes versos en contestación a los de Zaydún, que llamó:

                                                         Poema de los siete insultos.

Tienes por apodo el hexágono
y es un calificativo que no abandonaras mientras vivas.
Pues eres, sodomita, degenerado, adúltero, cabrón, cornudo y ladrón.


Ibn Zaydún, a pesar de sus virtudes,
Maldice de mí injustamente y ni tengo culpa alguna;
Me mira de reojo, cuando me acerco a él,
Como si fuese a castrar a su Alí.

***

Medalla con el perfil de poeta.

Zaydún, realizó una excelente labor como visir del rey también poeta al- Mu'tamid,  jamás se caso y desde Sevilla su corazón seguía latiendo en el recuerdo de su siempre amada princesa quien fue su vibrante inspiración poética... el 'eterno enamorado' murió en Sevilla en 1070, habiendo alcanzado los más altos honores del reino, fortuna y poder.

Por su parte Wallada, vivió bajo la protección de Abdús desde que perdiera su fortuna personal, recorrió Al-Andaluz exhibiendo su talento como poetiza, pero siempre regresaba a Córdoba y al palacio del visir, jamás se caso con el y en su desamor sus mejores versos fueron para su eterno amor el poeta Zaydún a quien sobrevivió, al morir a sus 80 años en 1091 los almorávides había llegado a Al-Andaluz para quedarse hasta la caía de Granada en 1492 ante los reyes católicos.

Y uno jamás sabrá si es más fuerte el amor o su antagónico ese que duele y entristece... el desamor, esa fue la historia de éstos dos poetas que perdieran los mejores años de su vida por una efímera traición ambientada en la intriga canalla y el orgullo imbécil...

Un abrazo de "siempre reconciliación".

Hortensio.   








domingo, 27 de noviembre de 2016

Los celos de Wallada (I)...


Plácido Domingo, amig@s... acostumbrados como todos los domingos a temas de esos que son aveces polémicos por su contenido, hoy me aparto un poco de ellos para dar paso al amor y a la poesía. Fue la vida de dos jóvenes árabes enamorados y unidos por la poesía en una época de convulsión por la caída del imperio Omeya o del califato de Córdoba (año1031) y su posterior guerra civil (fitna), ellos fueron Ibn Zaydún y la princesa Wallada...
Tu amor me ha hecho célebre entre la gente.
Por ti se preocupan mi corazón y pensamiento.
Cuando te ausentas nadie puede consolarme y
cuando llegas todo el mundo está presente.
                                                          Ibn Zaydún.

"En el campo de los Mártires, en el barrio de la judería, está el monumento a dos enamorados de leyenda, el poeta Ibn Zaydún y la princesa Wallada, representados por una manos entrelazadas bajo un templete; Wallada era hija de uno de los últimos califas cordobeses de sangre omeya. Era muy bella, rubia de piel clara y con los ojos azules, además de inteligente, culta y orgullosa, bordaba  sus versos en sus trajes y tuvo el atrevimiento de participar en las competiciones masculinas de completar poemas inacabados mostrando libremente su rostro, conducta que la hizo ser llamada "perversa" y ser criticada muy duramente, aunque también tuvo numerosos defensores de su honestidad, como el visir Ibn Abdus, su eterno enamorado que, al parecer, permaneció a su lado y la protegió hasta su muerte".
Pero la verdadera historia es una infamia de intriga en la que salio "ganando" el perverso visir... 
Tengo celos de mis ojos, de mí toda,
de ti mismo, de tu tiempo y tu lugar.
Aún grabado tu en mis pupilas,
mis celos nunca cesarán...
                                              Wallada
La leyenda nos cuenta que la gran pasión de la vida de la princesa fue el poeta Ibn Zaydún, (del que apenas se conocen datos de su vida hasta que conoció a la atractiva princesa y poetisa), con el mantuvo una relación secreta, dada la vinculación de poeta con un linaje rival. En ese panorama de de intrigas, traiciones, de 'asesinatos por encargo' estos dos jóvenes encontraron el amor puro a raíz de sus poemas. Ella era hija del califa omeya Al- Mustakfi y Amina, una hermosa esclava cristiana de la que heredó el color de su piel y sus ojos azules, fue una niña feliz en el palacio en donde fue educada con esmero de acuerdo a su rango real. Ya adolescente, fue rebelde y demostró su recio carácter al no llevar el velo exigido a toda mujer fuera de su casa y tuvo una gran libertad para una mujer de esa época cuando entró en contacto con intelectuales y poetas que por aquellos días convulsos estaban en Córdoba, allí demostró sus grandes dotes para la poesía.

Como princesa real del califato alcanzó una alta posición en la corte y heredó de su padre riquezas suficientes para mantener su independencia, con esa holgura económica fundó un salón literario en donde se empeño en enseñar a leer y escribir a las hijas de las familias ricas, iniciaba a las esclavas en arte de la poesía y del canto. Su casa fue un verdadero y obligado foro de literatura y política, allí se discutía de todo acerca del califato y su destrucción pero lo importante era cuando se llegaba a la hora de la sesión poética, en un ambiente distendido por el vino y un lejano laúd de fondo, todo envuelto en suaves aromas a 'almizcle'.
Ella... Wallada.
Un cronista de la época comentaba de aquel lugar:"Aquel salón era lugar de reunión de los nobles del país y su patio era como un campo de carreras de caballos de la poesía y la prosa... mezclado eso con... la pureza a de sus vestidos. Por ser, sin embargo, despreocupada y demostrar sus pasiones, la crítica se abrió camino para hablar contra ella". Vestía ella a la moda de Bagdad y llevaba bordado en hilos de oro sobre sus mangas las siguientes leyendas, en el lado derecho decía: "Doy orgullosa mi mejilla a mi enamorado y doy mis besos a quien los quiera". En el lado izquierdo: "Por Aláh, que merezco cualquier grandeza y sigo orgullosa mi camino."

 Hasta allí llego el joven y apuesto poeta, de noble posición y de influencia política en varios reinos de Al-andaluz, era sin duda la atracción del momento... el amor como se dice 'fué a primera vista' no cupo duda; todos los días acudía allí con alguna disculpa. Había un pero, su amor tenía que guardarse en secreto por lo que decidieron expresar sus sentimientos a través de la poesía... por ejemplo:

Espera mi visita cuando apunta la oscuridad
Pues opino que la noche es más encubridora de los secretos.
Tengo algo contigo que si coincidiera con el sol
éste no brillaría
Y si fuese con la luna, ésta no saldría
Y si con las estrellas, éstas no caminarían.


Y el poeta le contestaba: 

Si he perdido el placer de verte,
me contentaré oyendo hablar de tí.
Si el guardián de descuida,
me contentaré con un breve saludo.
Temo que los censores sospechen, pero
¿Hay plazo en el amor?


Y presintiendo lo peor, él le escribió:

Cuando tú te uniste a mí
como se une el amor al corazón,
y te fundiste conmigo
como el alma se funde con el cuerpo,
enfureció a los detractores 
el lugar que yo ocupaba en tí:
en el corazón de todo rival
 arde la llama de la envidia.


Y la historia de la infamia comienza allí, cuando todo empezaba a ser una realidad afortunada para ambos, huirían lejos de todos para realizar su amor y su historia, pero "en el corazón de todo rival/ arde la llama de la envidia." como profetizó en su poema que se hizo realidad.

En la próxima entrada el desenlace de éste amor de leyenda...

Un sólo abrazo de cariño.

Hortensio.


domingo, 20 de noviembre de 2016

El barco de Teseo...

En este Plácido domingo... la paradoja del barco de Teseo, que es una paradoja de reemplazo, ésta se pregunta si cuando en un objeto se reemplazan en todas sus partes... ¿éste sigue siendo el mismo?


La leyenda fue recogida por Plutarco y es la siguiente:

XXIII.- La nave de treinta remos en que con los mancebos navegó Teseo, y volvió a salvo, la conservaron los atenienses hasta la edad de Demetrio Falereo, quitando la madera gastada y poniendo y entretejiendo madera nueva; de manera que esto dio materia a los filósofos para el argumento que llaman aumentativo, y que sirve para los dos extremos, tomando por ejemplo esta nave, y probando unos que era la misma, y otros que no lo era.

 El problema se convierte en una paradoja, es que es muy difícil saber exactamente el punto en el que una cosa pasa a ser otra distinta si reemplazamos una de sus partes o todas en un lapso de tiempo determinado; ¿pasa lo mismo con el ser humano? Sabemos clínicamente que a lo largo de la vida una persona prácticamente reemplaza todas sus células por otras nuevas y básicamente no hay nada permanente en una persona a lo largo de su vida a excepción de las neuronas, pero no hay certeza de su fisiología a este respecto de renovación.


La obsesión de los filósofos por encontrar verdades inmutables creó este mito con el problema de la identidad... ¿Es el barco de Teseo el mismo o es otro tras haber cambiado todas sus piezas, en un momento de tiempo y espacio? La discusión está servida para tomar partido en la polémica... por mi parte creo que no es el mismo barco aunque su esencia sea y recomiende que es el mismo.

Un paradójico  abrazo, el mismo abrazo.

Hortensio.

lunes, 14 de noviembre de 2016

El asesinato de Étienne Dolet.

Tengo que contarles en éste atípico lunes festivo, un acto de barbarie sin sentido que a cometido de nuevo la Santa, santísima Inquisición, esta vez en contra la integridad de uno de los más connotados traductores de siglo XVI; era el año de 1546 cuando Étienne Dolet de Orléans es sentenciado por ateo, hereje, sedición, blasfemia y publicación de libros prohibidos a la hoguera y junto a él, todos sus libros que servirían para atizar 'la pira infame', ese 3 de agosto cuando solo contaba con 37 años y cumplía años de nacido, en la plaza Maubert de París; fue torturado, ahorcado y quemado, siendo el primer mártir del renacimiento europeo, sólo por 'negar la inmortalidad del alma' en su traducción del Hiparco y del Axíoco, un falso diálogo socrático atribuído por entonces a Platón. 
El fuego purificador de la 'pira infame'...
Este joven erudito, escritor y humanista francés, abogado y editor apasionado de los clásicos como Cicerón, cometió y sin consultarlo con nadie, una pequeña falla de traducción y víctima de los celos y de la mala competencia de los otros editores de París, lo acusaron ante la Inquisición... la gota que rebosó la copa fue la siguiente parte que trascribiré en francés de la época y que lo llevó a su muerte, después de una exhaustiva investigación por parte de los sabios inquisidores, fue éste pequeño párrafo que fue inspirado por el demonio y estas las palabras de 'la discordia' en que las pongo en cursiva:

"Pour ce qu'il est certain que la mort n'est poiunt aux vivant: et quand aux défunctz, ilz ne sont plus: doncques la mort les attouche encores moins. Parquoy elle ne pleut rien sur toy, car tu n'es pas encores prest á deceder; et qyuand tu seras decedé, elle n'y pourra rien aussi, attendu que tu ne seras plus rien du tout"... (después de la muerte que no será nada, en ves de decir, después de la muerte que será)
La calle que lleva su nombre.
Nadie recuerda a sus asesinos.
Qué ironía, en la antigua Grecia que todo era libertad de pensamiento, libertad en las tendencias del pensamiento filosófico y en la creación de las escuelas filosóficas más diversas y en donde la competencia entre ellas era sobre la concepción de las ideas sobre La Naturaleza y sobre la vida... siglos después una iglesia todopoderosa sumió al mundo occidental en lo que se ha llamado "El Oscurantismo" quizá el periodo más nefasto por el que pasó la humanidad atrazándola milenios.

El pueblo de París en la misma plaza en que fuera quemado por la Inquisición, levanto en desagravio un monumento a su figura y en repudio por su asesinato...

El monumento a Dolet en París.
Y nadie recuerda a sus asesinos.

Un sentido abrazo esperando el regreso...

Hortensio.

domingo, 13 de noviembre de 2016

¿Qué diría Dios ahora?

"Creo en el Dios de Spinoza, que se nos revela en la armonía
que rige a todos los seres del mundo, no en el Dios que se
implica en los destinos y acciones de los hombres".

Albert Einstein.

En su libro "Conversaciones con mi guía" de el mejicano Anand Dílvar.... me encontré este bonito poema que dedico con especial cariño todos los 'fundamentalistas' católicos y evangélicos cristianos que conozco y estimo los que eventualmente me leen en cada Plácido domingo como éste, me llamo la atención porque es un llamado a volver a esa fuerza que está presente en toda La Naturaleza que siempre pueden equiparar los creyentes con ese Dios creador del Universo, éste diría sin dudarlo que no lo trataran como a un imbécil... la poesía dice así:
La galaxia 'El ojo de Dios'...

¿Qué diría Dios ahora?

¡Deja ya de estar rezando y dándote golpes en el
pecho! Lo que quiero que hagas es que salgas al 
mundo a disfrutar de tu vida.Quiero que goces, 
que cantes, que te diviertas y que
disfrutes de todo lo que he hecho para tí.

¡Deja ya de ir a esos templos lúgubres, oscuros y
fríos que tu mismo construiste y que dices que son
mi casa! Mi casa está en las montañas, en los bosques,
 los ríos, los lagos, las playas. Ahí es en donde vivo y
 ahí expreso mi amor por tí.

Deja ya de culparme de tu vida miserable; yo nunca
te dije que había algo mal en tí o que eras un pecador,
o que tu sexualidad fuera algo malo.El sexo es un regalo
que te he dado y con el que puedes expresar tu amor,
tu éxtasis, tu alegría. Así que no me culpes a mi por
todo lo que te han hecho creer.

Deja ya de estar leyendo supuestas escrituras sagradas
que nada tienen que ver contigo. Si no puedes leerme
en una amanecer, en un paisaje, en la mirada de tus
amigos, en los ojos de tu hijito... ¡No me encontrarás
en ningún libro! 

Confía en mi y deja de pedirme. ¿Me vas a decir
cómo hacer ni trabajo?
Deja de tener tanto miedo. Yo no te juzgo, ni te critico,
ni me enojo, ni me molesto, ni castigo. Yo soy puro amor.

Deja de pedirme perdón, no hay nada que perdonar.
Si yo te hice... yo te llené de pasiones, de limitaciones,
de placeres, de sentimientos, de necesidades, 
de incoherencias... de libre albedrío.

¿Cómo puedo culparte si respondes a algo que yo puse
en tí? ¿Cómo puedo castigarte por ser como eres, si yo
soy el que te hice? ¿Crees que podría yo crear un lugar 
para quemar a todos mis hijos que se porten mal, por
el resto de la eternidad? ¿Qué clase de dios loco puede
hacer eso?

Olvídate de cualquier tipo de mandamientos, de 
cualquier tipo de leyes; esas son artimañas para
manipularte, para controlarte, que sólo crean culpa
en ti. Respeta a tus semejantes y no hagas lo que no
quieras para ti. Lo único que te pido es que pongas
atención en tu vida, que tu estado de alerta sea tu guía.

Esta vida no es una prueba, ni un escalón, ni un paso
en el camino, ni un ensayo, ni un preludio hacia el
paraíso. Esta vida es lo único que hay aquí y ahora
y lo único que necesitas.

Te he hecho absolutamente libre, no hay premios ni
castigos, no hay pecados ni virtudes, nadie lleva un
marcador, nadie lleva un registro. Eres absolutamente
libre para crear en tu vida un cielo o un infierno.

No te podría decir  si algo después de ésta vida, pero
te puedo dar un consejo: vive como si no lo hubiera.
Como si ésta fuera tu única oportunidad de disfrutar,
de amar, de existir.

Así, si no hay nada, pues habrás disfrutado de la 
oportunidad que te dí. Y si lo hay, ten por seguro
que no te voy a preguntar si te portaste bien o mal,
te voy a preguntar ¿Te gustó?... ¿Te divertiste?
¿Qué fue lo que más disfrutaste? ¿Qué aprendiste?...

Deja de creer en mí; creer es suponer, adivinar,
imaginar. Yo no quiero que creas en mí, quiero que
me sientas en tí. Quiero que me sientas en ti cuando
besas a tu amada, cuando arropas a tu hijita, cuando
acaricias a tu perro, cuando te bañas en el mar.

Deja de alabarme, ¿Qué clase de Dios ególatra crees
que soy?
Me aburre que me alaben, me harta que me agradezcan.
¿Te sientes agradecido? Demuéstralo cuidando de ti,
de tu salud, de tus relaciones, del mundo. ¿Te sientes
mirado, sobrecogido?... ¡Expresa tu alegría! esa es la 
forma de alabarme.

Deja de complicarte las cosas y de repetir como
perico lo que te han enseñado acerca de mí. Lo único
seguro es que estás aquí, que estás vivo, que éste
mundo está lleno de maravillas. ¿Para qué necesitas 
más milagros? ¿Para qué tantas explicaciones?

No me busques afuera, no me encontrarás. Búscame 
dentro... ahí estoy, latiendo en ti. 


Un abrazo de cálida amistad...

Hortensio.

El Dios pintado por Zurbarán.

P.D. : Si lees el Éxodo 20:5 puedes ver que el dios de la Biblia y de las 'religiones del libro' es un ser mezquino y celoso. Y si miramos la primera de Timoteo 2:11- 1, es un detestable ser misógino.

Y lo decía con contundencia el físico alemán Einstein, basado en Spinoza: "No puedo imaginarme a un dios que premia y castiga a los objetos de su creación, cuyos propósitos han sido modelados bajo el suyo propio; un dios que no es más que el reflejo de la debilidad humana" Así demuestra su desdén por ese dios humano creado por las religiones.

domingo, 6 de noviembre de 2016

La felicidad "canalla".

Abstemio: persona débil que 
se niega a sí mismo un placer.

Epicuro siglo V a.C.
En éste primer domingo, Plácido como siempre (hasta ahora) una anécdota del pretérito de Farwel y cómo descubrió que había dos tipos de felicidad que el hombre podía experimentar, una objetiva y la otra desde luego, subjetiva y más allá de no sé dónde y más acá del no se qué, encontré -decía Farwel- lo que no se me había perdido: "la felicidad canalla"; y cómo un infame postulado cristiano que dice: 'sufre aquí para poder alcanzar la felicidad eterna' sería la antípoda del postulado que seguiría en todo lo que le restaría de vida: "como no podré alcanzar la felicidad eterna, por lo menos voy aprovechar todo lo que me de la vida".

En aquella época de los años 70's, estudiaba Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad católica de Santo Tomás regentada por curas dominicos y en donde pasé 6 años de mis felices y canallas días; allí lideraba un grupo ácrata de unos pocos amigos (5) que llamamos o nos hacíamos llamar clandestinamente "Los Secantes" (ver la figura en el diccionario) éramos tan clandestinos que nunca nos descubrieron y un cura en una comunicación pidiendo ayuda al estudiantado para que nos delataran, llegó a llamarnos "miserables cobardes escondidos en las sombras de su mediocridad"; bueno como decía nos dedicamos impenitentemente a ser unos brutales y 'groseros' panfletarios... no se nos quedaba nadie por "decapitar" y teníamos predilección por los curas y profesores petulantes, soberbios (???) engreídos, sabihondos y archi-católicos. Nosotros muy a nuestro gusto no solamente éramos ácratas sino ateos confesos.

Y basados en un viejìsimo himno - el de Gadeamus Igitur- que decía: "Alegrémonos ahora que somos jóvenes, por qué cuando lleguemos a la vejez nos tragará la tierra" iniciamos esa secuencia de anarquismo que alcanzó tantos resultados (nefastos desde luego) y que nos dio el conocimiento de lo que llamaríamos nuestra "felicidad canalla" y en realidad que vivíamos "felices" reuniéndonos en tiendas y tabernas a tomar cerveza y cranear el próximo panfleto y la víctima de turno... Sí, éramos felices fuera del rebaño estudiando a nuestros tres filósofos de cabecera: Epicuro, Séneca y Nietzsche; de ellos bebíamos su sabiduría, su filosofía y sus sentencias para hacer de ellas un altar a la 'felicidad canalla'.

Ella no es otra cosa que el placer y el estado de bienestar por medio del disfrute de las cosas en su 'carpe diem' física y literalmente, la idea surgió de Aristóteles que junto con la idea de dios fueron sus dos grandes aportes a la filosofía y que han perdurado hasta nuestros días (admirable). Y así transcurrían los días en la Universidad... una tarde y "gracias a dios" un profesor nos conminó a leer la obra de nuestro 'santo patrón' Tomás de Aquino, su Summa Theológica; de ella sacamos su idea principal en lo referente a la felicidad (cristiana), decía Tomás basándose en Aristóteles, algo muy de él poniendo su famoso ejemplo: "La felicidad del avaro es el oro, no el goce del oro. Por eso la felicidad es Dios, no el goce de Dios" y sentenciaba : Si no hay algo objetivo no hay felicidad.

Como se trataba de llevar la contraria nos dedicamos a gozar del oro y esa fue la parte subjetiva del problema y que de alguna forma recogió Spinosa y todo ello nos llevó a una referencia  muy especial, a un libro llamado "La religión de la felicidad" del marqués de Lassay que destituyó a la felicidad de su dimensión filosófica y la redujo a algo meramente psicológico, es ir en la búsqueda sencilla del estado de bienestar, es eso de disfrutar de las cosas sencillas y bellas que da la vida, es la búsqueda mundana del bendecido 'Placer'... al sefardita de Spinosa cuando gozaba de ese placer decía que le daba una especie de cosquilleo y se sentía feliz. Séneca sentenciaba : "Todos los hombres, hermano Galión, quieren ser felices" insinuaba que el que no es feliz no es hombre, la esencia del hombre debe ser la felicidad, el que no es feliz pues no vive.

Y tengo que confesarlo, aprendí a entender lo que era la felicidad o el mito de la felicidad, a gozar del 'carpe diem' y de saber retener en la memoria los 'momentos felices' esos que componen mi 'felicidad canalla' el que atenta contra ella es en definitiva un desquiciado que no merece vivir, en fin el haber ideado y formado el grupo ácrata de Los Secantes, al interior de la Universidad de Santo Tomás, hoy en día al recordar a la distancia de los años, me hace revivir esos años en que conocimos la "Felicidad Canalla" y fuimos felices...

Un abrazo ácrata de felicidad canalla.

Hortensio.


domingo, 30 de octubre de 2016

Voy con èsta... dijo el misàntropo.

En éste último Plácido domingo de octubre, alguien tuvo la idiota idea de decirle al resentido, que cómo era su vida y El contestó con una dulce diatriba, diciendo... 'Voy con èsta': Sólo desde el abismo del alma se puede comprender que soy un hijo de ésta época de azarosa, acanallada y vulgar existencia... hijo maldito de la historia, sin un objetivo cierto; desarraigado, hastiado y decepcionado pero que sin proponérmelo he tratado de mantener un cierto y estúpido humor negro cuando me río de mi muy precaria fortuna y de mi infierno personal, vacío y delicioso, con ese agrio olor a nada que despide éste paisaje urbano mal oliente y mortecino en donde me tocó vivir; allí subsisto como un puto misántropo resentido (muy valida la redundancia, me gustó).


Sí, he sido un ermitaño de imposturas y mentiras, cierra puertas y tumba puentes, con un gusto absurdo por esa asquerosa miseria que permanentemente me envuelve, creo ser psicópata irredimible de imaginaciones perdidas, y aveces tengo ratitos de barata felicidad que me los tatúo en el culo para no olvidarlos (así de escasos son) y lo poco de sensato que me queda viene de la oscuridad de mi mente dispersa en fuegos fatuos.

He tratado de dar "amor" pero no me lo reciben... qué será ¿mi mal aspecto empobrecido que huele a gitano? o ¿mi ácida personalidad incomprendida por toda ésta ralea de burdèganos que siempre tratan de huir de mí? no lo sé ni me importa, sin amor se vive mejor pues ni jodo ni me joden. Pero aunque no me lo crea (y yo tampoco) soy un amante tímido de la belleza que se hace mujer. Por eso, mi querida, loca y chismosa periodista, se que soy un vergonzante iconoclasta odiador de símbolos...

Pero no todo es tan malo, mire que me gusta mucho manosear frases clandestinas y soy un paria estudiante primíparo y permanente de libros encriptados; fuera de eso, he sabido contener mi desaforada parafilia de ser un desgraciado pirómano de bosques humanos... contenido muy contenido. Consejero de oráculos paganos y oidor de conciertos de agonías, perdido en rutinas nauseabundas y abandonado de las costumbres sanas y melancólicas. Vivo herido y cargado con las llagas del pasado que no cicatrizan por mi asco y mi resentimiento hacia la humanidad.
El resentido... gangrenado de odios.
¿Còmo pudo subsistir?
Me gusta el ajedrez y siempre trato de moverme a la izquierda de todo, la siniestra es más confiable  
en éste aberrante ir y venir sin sentido camino al muladar de la fosa, pues el tedio que carcome todo entusiasmo por subsistir nos lleva indefectiblemente a una inercia viciosa que todo lo desencaja y todo destruye. Sí, soy un desadaptado social de eso no me queda la más mínima duda y mi pluma siempre será inclaudicable y en una prosapia de sangre seré proscrito por esa justicia amañada que "solo muerde a los de ruana" (que bello y qué cierto) Sal corrompida en concesiones mezquinas de instantes gangrenados de odios. Sí, en definitiva todo un hijo de pu... pueblo que he luchado en el olvido mirando siempre para el otro lado para no vomitar mi desprecio.

Pero claro que la vida me ha pegado muy duro no solo en mis huesos y mi carne, sino en el alma que insoslayablemente se ha mantenido aterida a esos ecos lejanos que me tienen a flote en esta soledad, este es el peaje que debo pagar por ser fatalista como casi todos los que se consideran misántropos y resentidos... un cabrón me dijo una tarde: ¡mediocre! y no le creí pues ningún caminador de medianías  pude insultar al mundo sin filtros o con tan siquiera  una fina sátira como yo lo hago, y me confundió pues nunca fui ornado con ninguna 'distinciòn burguesa' solo encontré patadas en el culo... pero, ¿mediocre? ¡jamàs! (eso quiero creer).

Thanatos, 'al que jamás se espera'.
Terrible e implacable, ante El
sólo cabe la resignación.

Permiteme concluir diciendo que es triste y hasta absurdo pensar que un solo acto pueda definir toda una vida, eso me pasó a mí ¡no es justo!, por eso sé que la eternidad se detendrá trémulamente para darme un empujoncito antes de que la muerte asome su cara bella, inasible y perfecta...

Final de la entrevista. Silencio que corta. Un ¡gracias! sin palabras. Hasta nunca...



domingo, 23 de octubre de 2016

Cuando callas...

Y de nuevo en éste muy Plácido domingo de regreso con la poesía de los años 80's de Farwel, dos poemas uno 'fatigado' y el otro 'dislocado' que marcan como toda su temática la angustia, la frustración y la muerte; pero en definitiva siempre  y en todo acto en el que escribe prosa y/o poesía, se impone en sus escritos el famoso postulado de la antigüedad: "No soy lo que escribo, soy lo que tu sientes al leerme"...
Tu mirada rasgada de verde.
                                         Cuando callas...

Cuando callas yo ya sé que me quieres decir,
solo basta tu mirada rasgada de verde para intuirte,
sueños perdidos en noches de largos insomnios.
palabras calladas en días vividos con intensidad...


                                         Sé que me quieres decir cuando tus gestos me riñen.
y tu sonrisa inmaduramente coqueta me dicen que
 siempre debo estar pendiente de lo que me quieres decir, 
                                            luego vuelves la cara con una indiferencia
fría, cruda y hasta cruel que entristece mi alma.

Y no encuentro la mirada esmeralda que tanto he amado
porque de nuevo se ha perdido ya
en lejanías a donde viajas con tus sueños inacabados
traspasando fronteras inagotables y sé que me quieres
decir: "¡deja todo atrás y ven a acompañarme en mi 
viaje sin retorno!"

Pero mi mente no atiende a mi voluntad
y mi cuerpo se muestra ajeno a lo que me 
quieres insinuar con esa mirada sesgada
que no se hace de recuerdos ni de palabras...

¡Y aun así sé que me quieres decir y en
definitiva no te voy a acompañar a tu viaje
 sin retorno, el amor no puede hundirse de
la mano de la locura y tu mutismo autista... 

                                                                    Farwel 1986


No hay excusa para salir
a cumplir con su destino...

La excusa.

Se me ha perdido una palabra... ¡la excusa! 
Sí esa, esa que produce incertidumbre
esa que es una palabra lóbrega del ayer y
sin la cual no se si pudiese seguir viviendo...

Pues es una parte presentida de mi mañana,
con toda su capacidad de angustia y magia
con toda la intensidad del poder vivir huyendo
de las afugias de éste hoy perturbado e ineludible...

Siempre dependí de ella y siempre la necesite,
¿como vivir sin una excusa...? no sería vida,
absurdo no tenerla y sentirla en mi bolsillo
pues mi vida ha sido una vil y total excusa...

Tenerla siempre es una decisión válida
desecharla es mi derecho... pero mientras,
¿como haré? ¿Excusa dime dónde estás...?

                                                            Farwel 1989



Un abrazo que rompa... el miedo.

Hortensio.

domingo, 16 de octubre de 2016

¿Puede un hombre ser delicado?

La delicadeza de un alma
siempre derrota a la violenta.
H. Farwel.

El amor aminora la delicadeza  femenina 
y acrecienta la del hombre.
Jean Paul.


La delicadeza de un pétalo
no puede tocar a una mujer...
Es un hecho ya más que comprobado, la delicadeza hace milagros, con una hebra de hilo un niño puede conducir un elefante por un camino, con delicadeza Sherezada - más que con nada- contuvo la iracundia del rey por "Las mil y una noche"  y mil ejemplos más, En éste Plácido domingo, ¿puede un hombre ser delicado en ésta sociedad convencional? y ¿sin perder su "hombría", su masculinidad? ¿Es la delicadeza patrimonio de las mujeres? En realidad no debiera ser así pero está en su naturaleza y es una de sus virtudes quizá la mejor... es como la fragancia de un perfume, debe ser delicado pero a la vez fuerte, duradero e irresistible; es como un samurai, violento y aguerrido... delicado componiendo un haiku a la Naturaleza y al amor.

Pero es un factor sociológico que el hombre deba reprimir y restringir sus emociones de delicadeza.
Es su estatus y su rol de género y ya sabemos que su exageración nos conduce a lo que se denomina comúnmente como "machismo" que lleva al hombre a situaciones de peligro y prácticas temerarias con graves riesgos solo para demostrar su masculinidad. Es demostrar su superioridad sobre la mujer pues, esa es su naturaleza y esos comportamientos sexistas nos han llevado a actitudes y prejuicios que son falacias apresuradas en donde nos restringen la entrada a ese exquisito mundo de las delicadezas, las finuras y las sutilezas y de por si a la fragilidad, ternura y la suavidad...

¿Porqué un hombre debe de privarse socialmente de estos comportamientos que los desarrolla en su más profunda intimidad? Pero no, si un hombre es delicado en su manera de actuar y hablar amablemente, considerado en su trato y sin ofender a los demás, públicamente se juega la posibilidad cierta de que irónicamente sea tachado de homosexual.

Si señores, la delicadeza no es de vergüenza por ser machos, ella se debe cultivar para que éste mundo rápido y convulso, brusco y atemorizante, acanallado y vulgar sea un poco más llevadero; ser decente implica distinción, finura, serenidad, sencillez y respeto; pero a la vez en ese autodominio debe brillar la delicadeza, la suavidad, la exquisitez, la sutileza, la paciencia y el cariño. Esas son las cualidades de un ser delicado contrapuesto al prepotente, egoísta, dominador y despreciable solitario (que así se quedan porque así se lo buscaron) poseedor de la grosería, el autoritarismo rampante y sin sentido, dueño de la vulgaridad, la brusquedad, la indiferencia, la descortesía y la desatención, "indigno de la confianza ajena y caer en el supremo infortunio de la susceptibilidad" decía Ingenieros.
Un guerrero medieval, valiente, rudo y
hasta cruel, creyente y delicado con sus
mujeres en un acto permanente de
guerra y amor.
Ahora no se confunda que un ser delicado por serlo así y porque a si le nace, tenga que ser una persona débil o delicado, melindroso o melancólico en un momento dado, ni asociarlo al mundo femenino ni a su delicadeza natural. Se pueden equivocar y encontrarse con un verdadero y rudo hombre en todo el sentido de la palabra, al que le ha tocado subsistir mental, física y emocionalmente en esta sociedad deshumanizada e hipertrofiada, en donde el maltrato es 'pan de cada día'. Pero eran como 'aquellos soldados de César, que aunque estaban perfumados y atentos a su adorno, no dejaban de ser valientes y de combatir bien...'

Por principio toda persona es respetable y merece ser tratada con la dignidad que se merece y es buscar por estos medios la empatía, la sensibilidad, la cortesía y el humanismo en el trato con nuestros congéneres, es una disposición a escuchar y dialogar con el otro, es la delicadeza la llave de la puerta en donde se encierra la tolerancia. Ya lo decia Youbert: "Donde no hay ninguna delicadeza no hay literatura"

Un abrazo delicado pero sincero...

Hortensio.




domingo, 9 de octubre de 2016

¿Si estás comunicado por qué no puedes dialogar?

Dedicada con especial cariño a
Graciela Gordillo Angulo...
mi amor de primavera.

Qué paradoja más sutil y es la que tiene al mundo en tantos y tantos problemas, pues bien en éste Plácido domingo, ¿por qué no podemos dialogar...? ya se sabe de sobra que la comunicación es un fenómeno de transmisión y de por sí intercambiar información, en la etimología de la palabra comunicar es poner en común algo y además compartirlo... pero ¿dialogar?.

La rutina, enemiga del diálogo. 
Durante toda la entrada mostraré diálogos cortos de personas normales a modo de ejemplos:

Un diálogo de sordos...

La psicóloga: ¿Cómo puedes fingir que no pasa nada teniendo esos cortes en las muñecas?
La suicida: De la misma forma que Usted finge que le importo.

Ya lo dice la sociología: El primer instrumento de la unión es el diálogo. Vivimos en nuestros días la paradoja de la inundación y la sequía simultánea en lo que se refiere al diálogo, ese de hablar mucho y no decir nada, de oír sin escuchar, de encontrarse sin hacer contacto, de repetir sin entender, de usar y abusar de los medios de comunicación sin comunicar nada. Diálogo sin interés, conversaciones sin tema, palabras sin sentido, conceptos sin ideas que solo son acrobacias estériles. El diálogo auténtico, cuando llega a darse, es siempre fecundo porque es el encuentro de dos seres en la claridad del mismo.

Un dialogo de perdón y ¿olvido?...

Ella: Agarra ese plato y tíralo al suelo.
El: Listo...
Ella: ¿se rompió?
El: Pues obvio... si.
Ella: Ahora pídele perdón.
El: ¡Perdón!
Ella: ¿Volvió a ser lo mismo?
El: Pues no,
Ella: ¿Ahora lo entiendes...?

¿Es el baile un diálogo?
¡Claro que sí! es una comunicación sutil...

Y sigo con las paradojas... ¿cómo es posible que el diálogo que debiera ser el más natural y normal entre personas que viven juntas no se de? La extraña realidad, sin embargo, nos muestra -en una inmensa mayoría- que a veces se hace precisamente más difícil entre ellas. La proximidad crea reparos, la familiaridad engendra retraimiento, es decir padres e hijos, hermanos y hermanas, juntos pero separados. Proximidad física y reserva afectiva, todos ellos mutuos desconocidos, mucha conversación y ningún diálogo. Presencia sin contacto. Parentesco sin entenderse

Imagen y aviso para gente que vive en el mismo espacio o casa sin encontrarse jamás, que se ven a diario sin acercarse, que hablan entre sí sin llegar a saber nunca lo que el otro piensa. Vecinos sin contacto. Hermanos sin diálogo. Esta es la triste realidad y el panorama dislocado de nuestra sociedad que se retrae y no puede dialogar...

Un diálogo  de tristeza... 

El: ¿Te pasa algo... no?
Ella: No en realidad.
El: ¿Y entonces...?
Ella: ¿Entonces qué...?
El: Tus ojos verdes están tristes.
Ella: Ha sí, es que tienen ganas de llorar.
El: ¿Debe pasar algo... no?
Ella: No, solo que se ha acumulado mucho hielo en mi interior y ahora a comenzado a derretirse.
¿Te pasa algo...?
Lo que hay que dejar bien en claro es en qué consiste la naturaleza misma del diálogo. Lejos de pensar - como es del común - el diálogo no es una conversación, pero mucho menos es una discusión, o un debate. Con el diálogo no se va a convencer a nadie sino a que lo entiendan todos, es hacerse entender en esencia. Y, por otra parte no voy a ser convencido por mi interlocutor, sino a entender su punto de vista (a cosa difícil). Esa es la actitud fundamental del "pobre dialogo que nadie lo entiende" como decía un poeta. No convencer, sino exponer; no ser convencido, sino entender. ¡claro que es difícil! Estas dos actitudes, convencer y exponer, no solo son diferentes sino que incluso pueden ser opuestas... cuando quiero convencer, no consigo que ni me entiendan; y puedo entender un punto de vista sin aceptarlo.

Al dialogar no arguyo, no defiendo, no propugno, mucho menos... ataco, me contento con... exponer.
De ahí que ese diálogo del día a día, ese diálogo entre personas del común, no es de controversia, si fuese así estaríamos en pleno debate, como por ejemplo, el jurídico en donde es un juez investido de toda potestad, el que dirime la controversia basado en las pruebas de cada contradictor. No, en el diálogo de nosotros los mortales a diferencia del debate político o jurídico o el diálogo de sordos de las religiones con sus dogmas inamovibles, al escuchar no lo hago con la intención de encontrar los fallos en incurra o en lo que diga la otra persona, sino con el deseo verdadero de entender su punto de vista, de sentir como él siente, de 'estar en sus zapatos' o como repetía el filósofo: "de ver con sus ojos".

Un diálogo de amor...

Ella: ¿Me amarás...?
El: ¡Siempre....!
Ella: ¿Y si engordo?
El: Rodaré contigo.
Ella: ¿Y si envejezco...? 
El: Compartiremos el bastón.
Ella: ¿Y si dejo de amarte?
El: Té enamoraré todos los días...


En todo lo anterior está la riqueza y el valor del diálogo: en hacerme el otro y, en consecuencia, en salir de mí mismo y poder considerar una opinión - a la que yo me opongo -, desde el punto de vista del que la defiende. Eso querida mía, es valentía intelectual, es delicado equilibrio. Yo tengo mi opinión y la defiendo; me propongo a oír ahora a quien propugna la opinión contraria y no me pongo a la defensiva, no me cierro ni tengo miedo de escucharla (donde hay miedo no hay diálogo) pues no debo entrar al diálogo con prejuicios ni sospechas.

Después de oír todo lo que hay que oír, cambiare o no de opinión... ahora llevo conmigo su punto de vista, y él lleva el mio, eso son puentes. Al diálogo no le importa eso, pues nunca cesa, dura mientras dura la vida pues es su combustible.Y aunque es imperfecto y no es algo bueno en sí mismo, hay que acogerlo como un mal menor y necesario, ya que se puede transformar en un innegable instrumento de unión y saldría ganando.

Un diálogo  feliz...

El: ¡Te quiero...!
Ella: ¿A cuantas más se lo dices?
El: A muchas...
Ella: ¡Descarado!... ¿a todas se lo dices?
El: Sí, a todas les digo que te quiero.

Con él a mi lado - el diálogo auténtico - habré entendido y entenderé mejor, mientras viva, a mis seres queridos, a mis amigos y porqué no... a mis enemigos.

Un abrazo de diálogo sincero.

Hortensio.

Un sueño llamado Iguazù