miércoles, 22 de octubre de 2014

¡¿Hasta cuando...?!

La estúpida y sangrienta guerra entre palestinos e israelitas, no parece tener fin, ni un acuerdo razonable, ni una viabilidad pronta, eso ya está visto, pero... ¿Qué hacer? Nadie pero nadie en este maltratado planeta tiene una mínima idea de qué se puede hacer y todo se van en estrategias especulativas e ilusorias de genios en la materia geopolítica e histórica, pero, ¿y qué? ¡¿Hasta cuando... parar con las masacres?!. El Concejo de Seguridad de ONU, no tiene "autoridad" pues los que manejan el veto no tienen autoridad moral, Rusia, Estados Unidos, Francia y China, comprometidos en guerras descaradas o subrepticias, entonces ¿qué pasará? Preguntas, preguntas y más preguntas... ¿Dónde hallar respuestas? Nadie, pero nadie en éste victimizado planeta tiene la más mínima idea. Mientras tanto...

La absurda y estúpida DESPROPORCIÓN,

Muertos y más muertos que no caben en las estadísticas. Lo que hace Israel con el pueblo de Palestina, si tiene nombre: Desproporción descarada, crueldad innecesaria y asquerosa inmoralidad, tapado con el revaluado argumento de la... supervivencia (por lado y lado).

Y claro, los descerebrados del Hamas, idiotas fundamentalistas, que creen que lanzando cohetes contra las ciudades judías van a ganar una guerra absurda ("hay que borrar a Israel") y los están es borrando a ellos; y lo imperdonable: poniendo a su población civil (niños, mujeres y ancianos) de escudos humanos. ¡Por Dios...Por Alá! ¿qué es ésta demencia? y no hay forma de pararla, ¿en donde va a parar toda ésta estupidez humana? Preguntas, preguntas y más preguntas, ¿quien da una respuesta? Mientras tanto...¡muertos, mutilados y más muertos!

Los ilusos y descerebrados del Hamas.
Y la culpa de todo esto, de todo... la tiene (y no lo digo yo, lo dice un librito al que llaman 'Biblia') 'El terrible Tartamudo' como le decían sus contemporáneos a don Moisés, es la génesis primigenia del conflicto y hasta comprensible para esa ennegrecida época bíblica, este personaje se inventó una 'tierra prometida' y después de vagar por más de  40 años por el desierto. "...las avanzadas de Josué, divisaron el río Jordán. ¿Se imaginan Ustedes, después de tanto tiempo en un desierto encontrar un RÍO un delicioso RÍO con todo y AGUA?... ¡Milagro, gracias Yahvé, nos haz  conducido a la tierra que nos prometiste! y toda esa turba famélica y sedienta, 'chusma' de tribus se botó sobre esas "sacratísimas tierras".

Pero resulta que en esa 'tierra prometida' por ese 'sanguinario Dios bíblico' no se si sabía o no le importó, que desde la época prehistórica 'albores de la humanidad' y la edad del bronce, allí existía el pueblo de Canaán, es decir cananeos, gabaonitas y desde luego en las riveras del Mediterráneo, los filisteos, habían vivido allí por cuarenta siglos como grandes y prósperos agricultores y pastores... una tierra rica en recursos. Los sucios, cochinos y desgraciados -literalmente- israelitas (que no se podían bañar puesto que la escasísima agua, era para tomarla, se inventaron el famoso pacto con Yahvé a través de la circuncisión, para evitar los terribles estragos producidos por el esmergma en el prepucio sucio ) no quisieron integrarse pacíficamente a los pueblos vernáculos sino que había que desplazarlos o exterminarlos, ellos tenían que integrarse a ese, el 'pueblo escogido por Dios' o morir... así por 'mandato divino' esos territorios eran de esas apestosas tribus (¡qué tal!)... los pueblos reaccionaron y comenzó la "guerra santa o interminable".

Esa es muy por encima pero, muy tangencialmente, la génesis de la historia de esa cruenta lucha que no tiene ni tendrá fin porque es en definitiva una guerra santa en donde Dios, Yahvé y Alá, nunca se pondrán de acuerdo, menos los estúpidos "seres humanos" que tratan de seguir sus mandatos.

Seguir ahondando en el tema es necedad... ¿qué pasará? ni los dioses lo sabrán (salió en verso).

Un desconsolado abrazo.

Hortensio. 






domingo, 19 de octubre de 2014

Un 'Cronopio'.

Durante la semana leí algo "pequeño" de la inmensa obra de Cortazar... 'Historias de Cronopios y de Famas" (20 historias). En él, éste que es el Gran Cronopio, describe y cataloga a la forma de actuar de la 'fauna humana', en tres categorías: los Cronopios, que son seres ingenuos, idealistas, sensibles, desordenados y poco convencionales, en claro contraste con los Famas, que son organizados, rígidos y sentenciosos, burgueses; por último tenemos a los Esperanzas: sedentarios, simples, indolentes, aburridos e ignorantes... "esos microbios relucientes" aquellos seres anodinos que siempre les gusta estar al lado de lo prestigioso. "Sí, son los blandos".
El Gran Cronopio.
No es fácil meterse al mundo de Cortazar y sus cronopios, muchos admiradores y estudiosos de esa, su "pequeña" obra, están de acuerdo que un Cronopio es aquel que ve las cosas no como son, sino realmente como son... el Cronopio no mira una casa simplemente por verla, es el que la mira y la observa, no es solo una casa, sino que es una casa... (no se si me hago entender) lo mejor es poner el ejemplo:

Haga como si estuviera en su casa. 

Una Esperanza se hizo una casa y le puso una baldosa que decía: Bienvenidos los que llegan a este hogar.
Una Fama se hizo una casa y no le puso mayormente baldosas.
Un Cronopio se hizo una casa y siguiendo la costumbre puso en el porche diversas baldosas que compró o hizo fabricar. Las baldosas estaban colocadas de manera que se las pudiera leer en orden.
La primera decía: Bienvenidos los que llegan a este hogar.
La segunda decía: La casa es chica, pero el corazón es grande.
La tercera decía: La presencia del huésped es suave como el césped.
La cuarta decía: Somos pobres de verdad, pero no de voluntad.
La quinta decía: Este cartel anula todos los anteriores. Rajá, perro.

Así nos introducía Cortazar a su mundo: "... a mi me pareció bien darle el conjunto del trabajo al lector, para que él hiciera un poco el mismo camino." Son fábulas sin moralejas por ejemplo: "Cuando el cronopio se está cepillando los dientes y deja caer la pasta en la calle y estropea los sombreros de los fama, los famas suben a protestar por sus sombreros. Pero además le dicen que no debe derrochar la pasta dentífrica". O en esa historia en la que los cronopios disparan "sobre la muchedumbre congregada en la Plaza de Mayo, con tan buena puntería que bajaron a seis oficiales de marina y a un farmacéutico" de éste cronopio dijo: "No hubo ninguna intención de mi parte".


¿Entendieron lo que es un cronopio? ... pues yo tampoco o trato de hacerme a la idea, trataré de seguir explorando el tema y a la larga si creo entenderlo, crear mi propio cronopio, para algún día merecer ese gran honor de ser llamado: CRONOPIO. 

Un cronópico abrazo.

Hortensio.