domingo, 29 de junio de 2014

Una historia de amor...

El se llamaba Pablo y ella Tecla, el llego de Oriente y ella de Occidente, Roma y la 'Nueva Iglesia' pronto los condenó... más bien la condenó, pues los misóginos de la calaña del ridículo de Tertuliano (139-230), no soportaba la idea de: "La convivencia de dos ascetas, un hombre y una mujer, en una especie de 'matrimonio espiritual', libre de sexualidad pero no de erotismo' es inaceptable para la fe y no se puede justificar bajo ninguna circunstancia, ésta relación y menos de la mano del 'Nuevo Gran Apostol'.

En el año 48, Él de unos 40 años y Ella de menos de 20, se conocieron en casa de Onesiforo, vecino de casa de Tecla y allí fue la de Troya... sencillamente se enamoraron a primera vista y aquí comienza ésta historia que han tratado de tapar y tratarla de inexistente (apócrifa)- en aquella lejana época también los hombres y mujeres se enamoraban, al parecer los cristiano Nó o se les prohibía y 'la hermosa lujuria del amor' era totalmente desechada de los 'libros sagrados' sólo era permitida y exaltada la arrebatada virtud de las 'Beatitudes' (Benditos los que mantienen su carne pura) así lo más bello era exaltar a las muchachas vírgenes y sus gloriosos martirios, según se dice eran o fueron las famosas '20.000 vírgenes' del cuento bobo del santoral- pero que le vamos a hacer... Pablo y Tecla, se amaron en todo el sentido de la palabra, hasta el sacrificio.

Para Él era 'su compañera muy querida' ("Unido a él por el afecto") y de El las más hermosas palabras de amor de aquella época: "Yo soy Otoño en tu vida y tu dulce Primavera en la mía" y yo me pregunto ¿no es al menos un indicio de amor? ¡que duda cabe!... ¿acaso el 'Divino Rabí de Galilea' no amó a María la de Magdala? (uno de los requisitos 'sine cuanon' para ser sacerdote era ser casado). Basilio de Seleuca embelleció ésta historia en dos volúmenes y desató la ira de los 'ortodoxos' pero ya la historia era inmensamente popular durante siglos entre los 'enamorados cristianos' sobre todo entre las jóvenes casaderas.

Fresco del siglo VI encontrado en la cueva de Tecla
en las ruinas de Éfeso en donde aparecen juntos Tecla y Pablo; a
Ella los miserables misóginos le borraron los ojos y los dedos de la mano,
para descalificarla y censurarla... Pablo aparece intacto.

Tecla, tierna muchachita de una simple belleza Bizantina, de vivaces ojos verdes y una abundante cabellera asabache era hija de Teoclia, llegada de Roma y rica mujer que se quiso establecer en aquella colonia después de su divorcio, había comprometido por conveniencia en matrimonio a su hija con Tamiris, hijo de un prospero comerciante y político de Iconio. Al cabo de unos días Tecla renunció al matrimonio y el iracundo Tamiris denuncia a Pablo de haber hechizado a su prometida y por aquellas influencias de su padre, Pablo fue a parar a un calabozo después de alguna forma de tortura, la bella enamorada quien se encontraba en prisión domiciliaria, huye no sin antes robarse la jugosa dote que iría a parar a los bolcillos del prometido burlado y con parte de esa pequeña fortuna soborna a los carceleros para que le permitan pasar junto a El aquella noche y la huida antes del amanecer... ambos escapan de la ciudad para ser recapturados posteriormente camino de Antioquía de Pisidia.

Pero a partir de aquel amanecer fueron inseparables y 'pusieron en apuros a quienes insisten en la casta virginidad' del mercenario y ex sicario de cristianos, y desde luego la de obnubilada "compañera de ministerio" no queda claro en que forma pero lo cierto es que Ella lo dio todo por estar junto a su hombre a quien amó, sí, y amar es amar y va con 'todos los juguetes'.

Tecla santa de los cristianos ortodoxos.
Tecla lo sigue y se expone varias veces a la muerte por él, y en estas ocasiones de gran peligro Pablo estaba ausente como que lo vieron en las graderías del anfiteatro cuando la pequeña y bella Tecla desnuda se enfrentaba a las fieras, ¿sería mucha confianza en Jesús Dios resucitado? o ¡mísera cobardía!. Desilusionada por el poco apoyo de su amor y siendo Ella mujer de un solo hombre en su vida, toma su rumbo y en Seleucia encuentra apoyo en las mujeres del lugar que escucharon sus predicas ya que venía presidida de gran prestigio pues siempre se salvo milagrosamente de sus condenas a muerte, la primera vez cuando ya se encontraba la pira de madera prendida y Ella expuesta, un aguacero torrencial nunca visto por esos lares apagó el fuego que produjo una gran humareda que aprovecharon Pablo y sus amigos Silas y Hermógenes para rescatarla y huir.

El segundo episodio fue cuando fué hachada a las fieras, en aquella ocasión una leona en celo paso delante de Tecla y se paró frente a los otros animales, pensándose atacada arremetió con ferocidad a un oso al que mató y ya herida atacó a un león al que también mató pero herida de muerte fue a echarse a los pies de la hermosa 'mártir'; en estos actos todos vieron un milagro y ciertamente que lo fueron, pero vistos desde otro ángulo de la historia.

Tecla, desilusionada por la cobardía de Pablo, (pero aún así queriéndolo) y para salvarse de sus continuos verdugos, de su madre y su ex prometido, se refugia en los montes y se dice que vivió hasta los setenta años en una cueva como anacoreta dedicada a la oración hasta encontrar ese dulce sueño que anhelaba para poder reunirse con su amor terrenal Pablo y su amor divino por Jesús.

Por ahora me despido, bien vale la pena poder leer el evangelio "Apócrifo" de Hechos de Pablo y Tecla que con tanto ahínco han tratado de ocultar los cristianos católicos, muchos de los cuales no tenían idea del amor que ésta mujer sentía por su Saulo de Tarso, lo recomiendo.

Abrazos.

Hortensio.