martes, 8 de diciembre de 2015

Dos poesías 'Dislocadas'...

Alma gitana.
Alma furtiva en cuerpo de mujer gitana...
Tu alma gitana en cuerpo de mujer
calma sosegada con cara de huracán
ángel de ternura que esconde infiernos 
muerte lenta de quien se acerca a tí.

Sonrisa engastada en la humedad de tu piel
silueta sostenida en la luz de tu sombra
letras que devoran la paz de las musas en
melodías alegres que acaban con tus ruidos.

Con ilusión esclava que terminan en cenizas
tu alma furtiva en cuerpo de mujer gitana
será refugio inagotable de mi triste amor
y de mis desquiciados delirios por ti... 

Y te beso con devoción para que el mundo 
se detenga y no puedas huir de mis querencias
pues mi frágil ocaso se apagaría para siempre
en los negros brazos de esa parca siempre odiada.

Apiadate de mi, dame tu primavera de frenesí
para no caer en la melancolía fatal por tu partida
que sería devastación, miseria, sufrimiento, abismo.
Solo le susurro al viento un te quiero... un te amo.

                                                                                                          Farwel 1989


Solo una fantasía...


Una fantasía hecha mujer...











En mi memoria tu amada imagen
quedó impregnada como aquellas
madrugadas en las que te ame con
loco frenesí y de forma apasionada y
                                                   febril...

Fue no solo fantasía, fue pasión cierta
al ver mis deseos descubriendo tu piel
en una huella que dejó tu esencia, tu olor.
Sueño furtivo que no quería despertar
                                                   cansado...

Pero solo fue eso... sueños rotos
sueños brujos en ensueños de neblinas,
noches de luz que guardaban el olor
de tu pelo y el sabor de tu piel en
                                                mi piel...

Al despertar había olvidado tu nombre
feromona perdida que eligió tu cuerpo
para arraigar su olor para perder mi sueño
fantasía que fué pasión que fué dolor y fue
                                                     mi muerte...

                                                     Farwel 1989


Un fuerte y 'dislocado' abrazo.

Hortensio.

domingo, 6 de diciembre de 2015

Cuando trataron de asesinar a Venus.

La Venus del Espejo.
El 10 de marzo de 1914, se produjo en la National Gallery de Londres, el más infame y despiadado atentado contra una obra de arte desde que el maldito Eróstrato, quemara el templo de Afrodita en Efeso, un día 21 de julio del año 356 a.C. una de las siete maravillas del mundo antiguo, para que lo recordara la posteridad (y lo logró); el turno fue para una de las obras consagradas del arte universal, la inefable y bella "Venus del Espejo" de Diego Velázquez, quien la pintó entre 1647 y 1651... su perpetradora una desquiciada sufragista canadiense de 25 años de nombre Mary Richardson, alias 'Slasher Mary' ... María la acuchilladora

En una forma fría y descarada, sin mostrar el más mínimo remordimiento, al responder el interrogatorio ante la policía  declaró refiriéndose al acto: 

"El primer golpe con mi hacha rompió el cristal protector.Pero, por supuesto hizo algo más que eso, hizo que el detective del museo se levantara de su silla con el periódico aún en la mano y rodeara su lujoso asiento de terciopelo rojo mirando a la cúpula de cristal que acababa de ser reparada. El ruido del cristal también llamó la atención del guarda que en frenéticos intentos por alcanzarme resbaló en el pulido suelo y cayó de cara, por lo que tuve un tiempo extra para asestarle cuatro cuchilladas más antes de ser atacada..." 

Después del atentado... sin palabras.
Pero el resultado fué más tenebroso y  catastrófico, fueron siete cuchilladas que rasgaron el lienzo del maestro español tal y como puede apreciarse en la foto realizada unos días después:

Para  fortuna de la humanidad, los daños causados a la obra de Velázquez, aún resultando desastrosos y espectaculares, no eran irreparables... salvo un pequeño fragmento de lienzo que nunca llegó a recuperarse, se trataron de cortes limpios que fueron milimétricamente restaurados por expertos de la misma galería, quienes con dedicación y amor recuperaron su original esplendor.
La acuchilladora siendo llevada a los tribunales.
Y surgió la pregunta pertinente de ¿porqué la desquiciada atacó esa obra en particular del  museo?, fuera de un acendardo puritarismo y la simbología de la utilización del cuerpo femenino como objeto, también que la National Gallery, había pagado 45.000 libras a comienzos de 1906. Desde luego que logró llamar la atención del público en general hacia su lucha en favor del voto feminista... fue de nuevo encarcelada, (seis meses de prisión) ya había estado en prisión otras nueve veces por el asalto al ministerio del Interior y cuando lanzó una bomba en una estación de ferrocarril y otras acciones terroristas en nombre de la WSPU. la feminista, la 'loca eventual', diría tiempo después,que lo hizo por la detención de su amiga un día antes del atentado contra La Venus:

 "Yo he intentado destruir el cuadro de la mujer más bonita de la historia mitológica como una protesta contra el Gobierno por destruir a la Sra. Pankhurst, quien es el personaje más bonito de la historia moderna, La justicia es un elemento de belleza tanto como el color y trazo sobre una tela. La Sra. Pankhurst busca procurar justicia para la feminidad y por eso está siendo  asesinada lentamente por un gobierno de políticos Iscariotes".

Ya retirada en 1952 y al recordarle el episodio de la Venus, comentaba que: "No le gustaba la manera como los hombres que visitaban el museo permanecían todo el día como idiotizados frente al cuadro".


Una reconstrucción de los hechos,
en dibujo de la época.
'La acuchilladora', militó políticamente durante muchos años más en varias facciones de la vida pública hasta 1935 en que se retiró a escribir sus memorias, muriendo en el año 1961 en su apartamento de Hasting. Cuando estén frente al cuadro - si es que van a Londres- y lo admiren, no traten de buscar las barbaras cuchilladas de la loca, pues no las verán, solo traten de sentir la fuerza de la obra y su belleza que fue salvada para regocijo de la humanidad.

Solo un abrazo muy apretado