domingo, 15 de octubre de 2017

La mentira de una vida...

Hola de nuevo en éste Plácido domingo de mediados de Octubre, hoy la entrada es para la prosa, decadente y caduca, descuadernada y sin la sal del poema, es el Mistral violento, frío y seco que llega a mi alma desde la mentira de mi vida... eso es:


La Mentira de una Vida.
 No quería oscurecer éstas páginas con narrar una crónica sombría sobre una existencia procelosa y existencial porque eso es insidiosamente vano, aparentemente trivial y profano, era todo cenizas, entre lo arcano y lo oscuro, entre lo difuso y lo real que borra todo lo vivido y anuncia que ya no se existe pues se han perdido los únicos instantes simples que valieron la pena guardar y eso se convierte en un sentimiento de crueldad inimaginada...

Sin embargo, insistió en vivir frenéticamente en ese infierno de alcohol, de alquimias inconclusas, de dolor sin desmesuras, de magia y tristezas, sí... vivir para iniciar ese viaje al interior de las tinieblas inacabadas de un ser que envueltas en espirales de hastío y desesperanzas, de dolor y soledad, no son sino trampas de un destino despiadado que todo lo hunde en las arenas movedizas de los recuerdos perdidos.

Sí, era como una metáfora infamantemente estéril que se perdió en la memoria de una noche eterna que se transmutó en una agonía que presagiaba muerte al dejar el barco a la derriba de un piélago tormentoso de incertidumbres impensadas y malsanas,
sin embargo...

Sin embargo, insistió en vivir frenéticamente.




El pasado 6 de octubre, hace 5 años, en las horas de la mañana y a la edad de 69 años nos dejó para siempre víctima de un asesino llamado cáncer, el gran poeta peruano Antonio Cisneros, en su memoria un pequeño homenaje a su obra y vida, con un poema que siempre me gusto y dice así:

El poeta unos meses antes de morir.

Para hacer el amor

Para hacer el amor
debe evitarse un sol muy fuerte sobre los ojos de la muchacha
tampoco es buena la sombra si el lomo del amante se achicharra
para hacer el amor.

Los pastos húmedos son mejores que los pastos amarillos
pero la arena gruesa es mejor todavía.
Ni juntos a las colinas porque el suelo es rocoso ni cerca
de las aguas.

Pero el reino es la cama para éste buen amor.
Limpios los cuerpos han de ser como una gran pradera:
que ningún valle o monte quede oculto y los amantes
podrán holgarse en todos sus caminos.

La oscuridad no guarda el buen amor.
El cielo debe ser azul y amable, limpio y redondo 
como un techo y 
entonces la muchacha no verá el Dedo de Dios.
Los cuerpos discretos pero nunca en reposo,
los pulmones abiertos, las frases cortas.
Es difícil hacer el amor pero se aprende.

                                                          Antonio Cisneros
                                                          (1942- 2012) Lima. 

De: Comentarios Reales.


Un gran abrazo alejado de mentiras.

Hortensio.




   

domingo, 1 de octubre de 2017

Pensamientos en prosa...

Plácido domingo... hoy algunos 'pensamientos en prosa'  de aquellos que fueron en algún momento tema de inspiración anotados en cualquier papel antes de que se olvidaran por ahí en el insondable espacio de la poesía no escrita y evadida para siempre, simplemente eso es...  las escribo aquí para que no se pierdan:

El Instante.

Nunca sabremos nada del instante,
es la distancia sin medida y
el espacio que no sabemos llenar,
es el bello lugar donde encontramos
años luz que laceran nuestros ojos
es un instante del cual no sabemos nada.


***

Jamás pude encontrar la fantasía que
me unía a tí en sombras y engaños
escondida entre las manos deshechas
y los pies descalzos sobre la tierra...
la fantasía que caía desde la nada
abría los brazos a la infame angustia
y me borraba indefectiblemente de tu
recuerdo que en realidad solo fue un
                                                  sueño.

***  


La negra briza llegada desde el sur
se atreve a besar mi piel enjuta y ajada
y lenta pero segura me va envolviendo
en una espiral de óxido y decrepitud
que sólo presiente asfixia y muerte...


***


Son tus lágrimas acidulces que me van quemando,
son tus manos espinas que se incrustan en mi piel
son tus malditos desprecios ebrios de rencor los
que laceran mi alma hasta la médula de mis huesos
paradigma en la creencia y el anhelo de un amor
que desde luego no tenía ni el olor a eso, solo fue
                                                                      tu ego...


***


Ayer cuando te vi llorando en un rincón
de tu habitación supe que tu alma en su 
inquieta presencia me quería decir algo...
¿alguna secreta inquietud de tu elemental
alquimia? se sentía la turbación del dolor
como signo ineludible de aquel quebranto
manifestado en sentimientos de adolescente
contenidos en ese absurdo tránsito hacia
el insondable silencio de la esquizofrenia...
y no supe comprender ¡qué me querías decir!

***

Ella, es la bella luz de luna
yo, la simple luz de una vela.
Ella, es el mismo mar Caribe
yo, una simple barcarola.
Ella, es un águila que vuela adormecida
yo, un simple desvalido pequeño gorrión.
Ella, es una temible tormenta  tropical
yo, un simple aguacero de la sabana.
Ella, es la hermosa primavera en un abril
yo, un camino gris del otoño sin regreso.
Ella, es el inmenso bosque que se pierde en la bruma
yo, un simple abedul que se pierde en ese bosque.
Ella, es el grandioso libro de oro del amor
yo, una simple poesía que se esfuma en sus páginas.

¡Yo te amo y sé que tú no...!


***

Fue dolorosa la intrusión impetuosa
de tus ojos, manos y labios a mi cuerpo
desvalido de energía para luchar...
fue una algarraba de sufrimientos
sin raciocinio desparramados por ahí
sabiendo que la criatura humana siempre
busca esperanzas en lo imposible...
¡Nunca dudes... yo te amé!


***

Un abrazo de plenilunio...

Hortensio.



domingo, 24 de septiembre de 2017

La muerte de " El monje loco"

El Monje loco del Nadaísmo.

En éste no muy Plácido domingo, tengo que anunciarles la muerte de un amigo, un gran poeta y un eximio intelectual que a sus 91 años en la total orfandad, murió muy pobre en un ancianato de la ciudad que amó, Cali. "al final de cuentas no tenía nada". Fue el cofundador del "Movimiento de los Nadaístas" por allá en los años 60s. Sí, se nos murió Elmo Valencia, el famoso e insólito "Monje Loco" como lo llamó nuestro profeta Gonzalo Arango.
Empezó estudiando Derecho y ciencias políticas pero se retiró "cuando confundí la Náusea de Sartre con  la Constitución Política". Viajó a los Estados Unidos en donde empezó a estudiar Ingeniería  Eléctrica, allí conoció a los beatniks,  unos poetas locos y bohemios de esa época, que enfrentaron y  contestatariamente a la sociedad gringa y sus costumbres (Jack Kerouac y Allen Ginsburg) a su regreso a Colombia se unió a Jota Mario Arbeláez y desde Medellín, con Jaime Jaramillo Escobar, Amílcar Osorio y Fanny Buitrago y comenzó su carrera literaria, consolidando la 'Sociedad Nadaísta' 

El maestro unos dias antes de su
 muerte en un ancianato de Cali.
Como dijese Luisa Rendón: "Queda para él y para sus lectores, la esperanza de sus profecías no cumplidas: esperar la resurrección de Gonzalo y la suya."

 "El universo humano"

"Ella comenzó a sospechar de mis amoríos con la lírica, el día que me vio llegar a la casa con Rimbaud.

     - Mamá te presento a Rimbaud.
     - Mucho gusto, ¿qué se toma?, un vaso de agua, o se come un queso que tengo en la trampa para cazar ratones?
     - Prefiero un vaso de agua, porque vengo de muy lejos, de mis propias iluminaciones.

Rimbaud se bebió el vaso de agua y no volvió a despertar  sino hasta el día  en que Verlaine le pegó un tiro.
Después llegué a casa con el fabuloso marqués de Sade.

     - Mamá te presento a un gran amigo, es un genio: enseña literatura con un látigo.
     - Mucho gusto, ¿que se toma?, ¿una lágrima o una copa de veneno?
     - El veneno señora, siempre y cuando haya sido extraído del apocalipsis."

                                                                                               (Fragmento) Elmo Valencia.

Amémonos  

Amémonos al pie de la letra de una canción de Los Beatles.
Al pie de un verso surrealista, de un volcán echando chispas.
O de un reloj despertador porque el polvo del amor tiene un
sueño profundo.

Amémonos bajo la lluvia para ver en el agua
los gestos que harán de nuestros rostros cuando
lleguen los besos y el orgasmo.
Delante del lago de los sueños donde vive tranquilo un cocodrilo
de plata para hablar con él y decirle que nunca dejaremos de amarnos.
O detrás de una estatua cagada por miles de pájaros.
Nos traerá buena suerte.

Amémonos como Diego Rivera amó a Frida Khalo
y Neruda a su canción desesperada.
Desesperados estamos todos porque no sabemos
hacia dónde nos lleva el barco ebrio de Rimbaud.
Amémonos lejos del mundanal ruido o
cerca del aeropuerto para oír el rugir
de los motores de los aviones
cuando estemos unidos con los cuerpos ardiendo.
En fín, amémonos hoy jueves
porque mañana lunes es imposible.

                                                    Elmo Valencia.


Un loco abrazo de recordación eterna.

Hortensio.







domingo, 17 de septiembre de 2017

A mis amigos...

Jorge Guillén, el gran poeta español de la llamada 'generación del 27' escribió un bello poema dedicado a sus amigos... en este Plácido domingo el poema y la puesta en canción de  Alberto Cortez; les dejo el poema en señal de mi irrestricta y desinteresada amistad:


A mis amigos.

A mis amigos les adeudo la ternura
y las palabras de aliento y el abrazo,
el compartir con todos ellos la factura
que nos presenta la vida paso a paso.

A mis amigos les adeudo la paciencia
de tolerarme mis espinas más agudas
los arrebatos de humor, la negligencia
las vanidades, los temores y las dudas.

Un barco frágil de papel
parece a veces la amistad,
pero jamás puede con el
la más violenta tempestad,
porque ese barco de papel
tiene aferrado a su timón,
por capitán y timonel, un corazón.

A mis amigos les adeudo los enfados
que perturbaron sin querer nuestra armonía
sabemos todos que no puede ser pecado
el discutir alguna vez por tonterías.

A mis amigos legare cuando me muera
mi devoción en un acorde de guitarra,
y entre los versos olvidados de un poema
mi pobre alma incorregible de cigarra.

Amigo  mío, se esta copla como el viento
adonde quieras escucharla te reclama,
serás plural porque lo exige el sentimiento,
cuando se lleva a los amigos en el alma.
                                           
                                                  Jorge Guillén






Feliz día del amor y la amistad.

Hortensio.










domingo, 10 de septiembre de 2017

El juicio del Mono

La creación de Miguel Ángel, en la capilla Sixtina, Roma.
En 1925 en un pequeño pueblo de Tennessee, Dayton (EE.UU) tuvo lugar un episodio que mantuvo en vilo a toda esa sociedad 'pacata' de Estados Unidos de principios del siglo 20, fue el juicio de Scopes contra el Estado de Tennessee o llamado en inglés "Scopes Monkey Trial".  En éste Plácido domingo, la historia del profesor de escuela secundaria John Thomas Scopes, quien fuera acusado del grave delito de enseñar la teoría de la evolución de Charles Darwin o El Origen de las Especies y transgredir la Ley que prohibía "la enseñanza de cualquier teoría que niegue la historia de la 'Divina Creación' tal como lo explica la Santa Biblia", mediante un decreto Ley llamado Butler Act. precisamente promovido por el legislador evangélico o protestante  John Butler.

El profesor John Scopes la violó flagrantemente al enseñar la evolución a un grupo de estudiante de secundaria; mientras dictaba su clase dos policías entraron al aula y lo invitaron a que los acompañara a la droguería del pueblo. Allí lo esperaban una serie de líderes de la comunidad entre ellos el vocero metodista George Rappalyea... éste sacó un libro de uno de los estantes, era el tomo de 'Biología Cívica, de Hunter' y preguntó al profesor: "¿les estuvo enseñando éste libro?" y Scopes asintió... "Entonces cometió un delito" acto seguido los policiales lo llevaron a la prisión local... el delito: "Perversión Moral" al insinuar y enseñar que el hombre evolucionó de los homínidos y no de la divina creación de Dios como lo enseña y dice la Santa Biblia.

John Thomas Scopes, al entrar al juicio.

El juicio comenzó en la mañana del 10 de julio de 1925 y por primera vez fue transmitido a todo el país mediante una emisora de cobertura nacional y la reportería internacional hizo su aparición en el insignificante pueblito de Dayton; el condado eligió como fiscal del caso al tres veces candidato presidencial y acérrimo fundamentalista William Jennings Bryan. Cuando se supo por la prensa quien presentaría la acusación, el mejor y más afamado abogado del país Clarens Darrow, de 70 años, fue contratado para llevar la defensa del profesor. Darrow acepto para demostrar que Bryan, "era el mayor intolerante de las sectas cristianas" y Brayan, tildó a Darrow. como el "mayor ateo" del país. Así comenzó el famoso "Juicio del Mono" como lo bautizó la prensa... el recinto estaba atestado de reporteros, periodistas y pobladores de Dayton, afuera la gente cantaba y blandían pancartas de todos los temas alusivos al cristianismo y a la Biblia; el juez John Raulston, golpeó  con su martillo para acallar los murmullos, el calor era insoportable y el juez permitió a los hombres estar en camisa. El procedimiento empezó con una oración, a lo que Darrow se opuso firmemente pero fue desoído.

Clarence Darrow (defensor) y William J. Bryan (acusador fiscal) 
La presentación del caso por Bryan, fue de una aburrida e inflamada oratoria como si estuviese en la iglesia cada vez que terminaba una oración del discurso era contestada por un sonoro "amén"... Darrow volvió a protestar a lo que el juez accedió y pidió mesura.Para la fiscalía el caso era simple y muy claro, Scopes enseñaba la teoría de Charles Darwin y varios de sus alumnos lo corroboraron y esto violaba la Ley de Tennessee. Por su lado la defensa propuso a varios científicos y naturalistas para dar sus testimonios periciales paro el juez sistemáticamente los rechazó por impertinentes. Así las cosas  Darrow ideó la mejor estrategia para hacer notar que la Biblia era un texto religioso y no un libro de enseñanza de ciencias naturales y desbaratar el estúpido e infame delito de "Perversión Moral". Como todos sus testigos eran rechazados se metió en el terreno del intolerante cristiano y lo retó a dar testimonio como el mayor experto en la Biblia que tenía el país: Bryan. Confiado, aceptó.

Oigamos apartes del testimonio del evangelio y el brillante interrogatorio de la defensa:

- ¿Todo en la Biblia debe ser interpretado literalmente? Empezó Darrow...
- Así es. (contestó Bryan)

Darrow le mostró una piedra.

- ¿Qué edad cree que tiene esta piedra? La ciencia dice que millones de años.
- Tiene menos de 6.000 porque el obispo de Usher fijó la fecha de la creación: el 23 de octubre del 4004 a.C., a las 9 de la mañana.
- ¿Hora del este o del oeste? -Darrow sonrió y al ver la perplejidad de Bryan siguió: - Déjalo, déjalo... Pero si dígame, ¿El primer día tuvo 24 horas?
- La Biblia dice que fue un día.
- ¿Un día de 24 horas, de 30 horas, de un mes, de un año, de millones de años?
- No lo sé... mi impresión es que fueron periodos.
- Bueno, si los llama periodos, ¿podría haber abarcado mucho tiempo?
-Tal vez... podría haber continuado millones de años - Bryan desconcertado bajo la mirada y sus seguidores quedaron boquiabiertos.

Darrow pidió un veredicto inmediato y como era de esperar el jurado en tan solo 8 minutos declaró culpable al profesor Scopes. El juez lo multó con 100 dólares y lo dejó en libertad. (La multa la pagó una emisora) Esta decisión fue apelada por la defensa en busca de un Tribunal Superior que dijera que la ley anti evolución era inconstitucional. El 14 de enero de 1927 el Tribunal redujo la multa a un dólar y dijo en su sabiduría: "No es conveniente prolongar este caso tan extraño" La ley no se aplicó nunca más... Darrow, había ganado éste insólito juicio en contra de la Evolución de las Especies. y el juicio paso a la historia como "El Juicio del Mono".

Darwin...

Cinco días después del juicio, el fiscal desgastado por el esfuerzo de su debate, sucumbió a la diabetes y murió. Darrow, lleno de prestigio murió en 1938 a los 83 años. Scopes, enseñó ciencias naturales toda su vida y murió en 1970 y fue enterrado en su natal Louisiana según el rito católico.



Un evolucionado abrazo.

Hortensio.












domingo, 3 de septiembre de 2017

Cien palabras para Bogotá.

En este Plácido domingo algunos escritos sobre Bogotá, en menos de cien palabras:


Sí, después de tantos años creo que 50, aparecí en otra ciudad, con otro nombre y otro rostro, como si estuviese metido en un verso de amor fatigado y eso me bastó.
Era mi hábito regresar a tus lares en un cúmulo de recuerdos inventados a pesar de la inseguridad, los miedos, la depresión y otra vez, una y otra vez de regreso a mi ciudad amada donde quedará toda mi vida y todos mis amores de eso doy santa fe mi querido... Bogotá.

***


Tu presencia desde lejos burla las palabras y es una alegría incontenida la que siento cuando desde estas alturas veo de nuevo tu inmenso rostro, de verdad es hermoso cuando el sol rosado llena tus cerros y tus edificios, alguien sentado junto a mi preguntó desprevenido: "¿Que fue lo que más le gustó de París?" Lleno de emoción le conteste: "¡La venida para Bogotá!"


***

Aunque el tiempo cambie no pare y mate, empalago mis sentidos sumergiendo mi vida en ese piélago de concreto en que te has convertido mi querido Bogotá; intenso y a veces despiadado eso no resta para haberte querido desde siempre ya que estás anclado a toda mi historia y como los grandes amores, te vivo en mi silencio diario para decirte que te llevo tatuada en mi alma... 


***


Mi vida desde que alcanzo a recordar ha transcurrido en mi Bogotá; allí marqué el rumbo de mi destino en donde anclé mi brújula y lo digo con amor : Si un libro cuenta una historia de vida, la mia indefectiblemente estará ligada a tus calles, tus barrios, tu 'centro', a tus verdes cerros con Guadalupe y Monserrate al recuerdo de mis viejos que rindieron sus vidas a tus entrañas cálidas y amorosas, mientras que yo sigo en tu piel a la espera de acompañarlos en mi último suspiro de tu aire tibio y fiel. 


Un muy 'cachaco' abrazo.

Hortensio.

domingo, 27 de agosto de 2017

Algunos escolios.

En éste Plácido domingo, algunas sentencias, aforismos, pensamientos y escolios contenidos en el libro inédito de Farwel "Citas en la memoria"; piensalos, saboréalos y desde luego lo más importante... critícalos con altura.



1.- La rabia cuando se mezcla con el licor del miedo no deja sino una borrachera de odios...

2.- Reprimir los deseos y desde luego las pasiones, es una infamia que aleja a la criatura humana de esos momentos efímeros llamados "felicidad".

3.- Madurar, ¿es acaso volver a ser niños...?

4.- Mientras viva un solo recuerdo en tu memoria, no morirás.

5.- Y aunque el absurdo no se deja estudiar, es importante tratar de comprenderlo.

6.- Me acuerdo el día en que... ese 'en que' no es más que un momento que le dio significado al día, por eso no se recuerdan los días sino los momentos.

7.- La paradoja esencial del amor en pareja: ser uno mismo sin dejar de ser dos.

8.- Y decía el nadaísta: "vienes de la nada y vas hacia la nada" y ¿qué has perdido?... nada.

9.- Es todo un arte poder volar sin el norte de la realidad...

10.- Siempre se debe confiar más en los hechos y menos en las explicaciones.


11.- Si todas las vidas están compuestas de luces y sombras, la mía tiene más sombras que lugares claros... por eso amo la soledad.

12.- Nunca debe ser triste lo que no tiene remedio.

13.- Porqué será que cuando nos sentimos libres ¿no nos sentimos seguros?

14.- El exceso es el veneno de la razón.

15.- Toda utopía nos deja un sinsabor a melancolía.

16.- El golpe que tu devuelves te daña más a ti que al que te lo dió, pero no pongas jamás la otra mejilla.

17.- El efímero tiempo es el mejor regalo que la vida te da, si sabes aprovecharlo estarás invirtiendo en tus mejores recuerdos de esos instante que fueron "felices".

18.- Al pasado -acaso necesario-, acudimos siempre para sofocar el presente inevitable de angustia y tragedia que se nos puede presentar en un momento dado.

19.- La libertad ¿es acaso un privilegio de la edad?

20.- Cuando uno se exige en algo que llega a ser la "razón" de su vida, ¡ojo! y mucho cuidado por que es la vida lo que se puede perder por esa misma "razón".


21.- Toda renuncia lleva consigo una gran dosis de amargura y soledad.

22.- La vida casi nunca es como la podamos imaginar, pero sí es como la aceptación de la misma tal y como es en la realidad.

23.- Cuando disculpamos la mediocridad, estamos tolerando el fracaso que no es otra cosa que la industria de la estupidez y la disculpa.

24.- Si miras al futuro no como un sueño más sino como una realidad factible, te saliste del costal de los resignados... y sin permiso de nadie, construyelo paso a paso.

25.- No hay caminos sin piedras, ni un mundo sin malicia... ve por la vida con el corazón abierto, pero eso sí, también con los ojos bien abiertos.

26.- Detrás de los pequeños detalles de seguro encontrarás la verdad.

27.- El hombre consume su existencia tratando de construir un futuro un porvenir y un mañana de "felicidad" que continuamente se aleja en el horizonte...

28.- Después de un gran amor, solo quedan miles de frases para escribir el libro de esa historia...

29.- Si logras desechar tus miedos, podrás darle sentido a tus sueños.

30.- Hay seres tan estúpidos que prefieren ser importantes antes que ser útiles.


Un abrazo.

Hortensio.







domingo, 20 de agosto de 2017

El moribundo...

En éste Plácido domingo un relato en prosa caduca, desordenada y decadente con olor a muerte, regresiva y pestilente como cualquier muladar... espero no les guste, ese es el cometido y si no quieren conceptuar sobre el contenido de "El moribundo" lo comprenderé, aquí les va:
El gálata moribundo
     Moribundo, sí era un moribundo que se apegó a sus recuerdos desgarrando el presente de angustia vital. Con sus manos sumisas que estrujaron su tiempo, miró de frente su vida que no le provocó sino un hórrido gemido gutural y pensó en saltar como fuera de su lecho siempre añorado y sin pudor alguno la miró atolondrado y lujurioso asaltado por un deseo temeroso...

          Ella lo advierte y se abandona a su destino pues le debe gratitud rendida, embelesada le recorre con la mirada el cuerpoe exausto y le sonrie sin saber que es un moribundo que ha desahuciado sus días antes de ser ceniza...

       Desprevenido en su amargura fiel, sabe que ésta no se mide en su extensión sino en la profundidad que le perfora hasta los huesos. Ella lo advierte y poco puede hacer pues es un hombre sitibundo de amor y menos de cariño alguno pues sembró en la arena lo que el viento jamás se llevaría: su desprecio por la raza humana...

          Ávido y sediento de recuerdos idos, esos que fueron radiantes, rotundos, regios y sublimes pero que a la vez fatales en ese ineludible ahora, su poca vida era ya una sentencia del destino corroído de odios, sin regreso y abierto a  abismos insondables; se situó de frente con sus acciones y decisiones mirando los hechos que suscitó sin que ya nadie ni nada pudiera revocarlos y si acertó o se equivocó sabía que había procedido como le pareció. 

Ella y el moribundo.
           Ella, de naturaleza generosa, no le causaba placer verlo en su estulta y degradante agonía que sin saberlo intuía, pudo haber hecho más por mitigar  ese dolor que mordía en silencio y las tenazas del remordimiento la empujaron sobre su árida piel sabiendo que la esperanza se arrastraba sobre un desierto seco y ya no había oportunidad alguna de restaurar lo deshecho. Su existencia había recibido una implacable sentencia de proscripción y condena y el hilo atávico que lo unía a la realidad candente, se rompió

            El moribundo sabía que su vida fue un tejido de infamias en las que actuaron la perfidia, la vanidad, la traición y el engaño vil, la crueldad, la envidia y la lujuria,la soberbia y  cuantas pasiones y vicios hacen de un dipsómano un ser abominable. Ella lo advierte y al verlo retraído y totalmente ausente, siente frío en el alma y avanza sobre las sombras del moribundo y lo desnuda en una actitud que acongoja... no es juez pues para Ella la moral es sustancia y no formula, su moral era de bondad y ésta le imponía compasión que la volvía indulgente con el infame moribundo que tiene el alma deshecha.

          Así se supo respetar... respetando, ¿quién era Ella para juzgar al miserable en su agonía? aunque no disculpara tampoco nada supo que había en su periplo vital una lucha incesante contra el desdén, la calumnia, la hostilidad y la comprensión de sus actos, la torpeza, la ingratitud, la escasez y la deslealtad, la envidia y la abulia, la soledad y el desamparo.

             Ella advierte el final de la agonía y en una súplica enternecedora arremete contra la sombra y vocifera como poseída: ¡No te mueras...!

Un repetido abrazo de regreso.

Hortensio.










domingo, 6 de agosto de 2017

Y se propuso morir.

En éste Plácido domingo... más prosa caduca y alienante con olor a Thanatos, ese genio alado de la mitología griega dios de la muerte no violenta, acudía a buscar los cuerpos de los que habían fallecido, les cortaba un mechón de sus cabellos para ofrecerlos como tributo a Hades, y se llevaba sus cuerpos al mundo de los muertos:

Thanatos, no fue un dios muy importante pues siempre
estuvo a la sombra de Hades, dios del inframundo.

Y se propuso morir.


Al cabo de un tiempo que perdió memoria, su vida despierta de un letargo inútil y en silencio se pone a rumiar su pasado ese que ya no se cuenta por años sino por quietudes; en verdad se rumiaba a sí mismo tratando de encerrarse en ese pretérito absurdo e irreal compuesto de sueños frustrados y quimeras idas... trató de incorporarse pero ese 'cansancio de siglos' se lo impidió.

Pensó por un instante en qué podía ser su fatuo futuro si así se pudiera llamar, pero no le importó pues no le encontró ningún sentido práctico y lo olvidó; en cambio su ineludible presente le atormentaba en un permanente deseo de vivirlo, nada más... vivirlo. Pero de tanto desearlo se empezó a olvidar, ¿para qué tanto si no podía disfrutarlo? entonces todo a su alrededor empezó a marchitarse y volverse un hastío permanente lleno de un pegajoso frío nauseabundo.

Era un hombre contenido y lleno de resentimientos e impotente de lanzar un ataque a sus odiados "enemigos" esos 'molinos de viento' que en su delirio ya empezaban a verlo con total indiferencia de solo mirarlo acabado y delirante de fiebre húmeda en esa agonía que presentía la presencia de Thanatos  hundido en esa furiosa e impotente soledad. Con una resignación desesperante ya perdida toda esperanza de vivir, pensó con dificultad: ¿Cómo matar una ilusión que ya estaba muerta...?

Y se propuso morir...
Acezante se tendió en su camastro y escuchando su propio silencio... se propuso morir.

Un abrazo de ilusión frustrada.

Hortensio. 












domingo, 30 de julio de 2017

La vida se nos fue.

En este Plácido domingo, algo de poesía de ese lejano siglo 20 lleno de nostalgias en donde empezamos a ver que la vida se nos está yendo...

Pero la vida se nos fue.



Pero la vida se nos fue...
como la herida y la sangre fluyente
como el viento en la tormenta gris
como el pensamiento en la memoria
como la lágrima resbalada en la mejilla
como el fugaz resplandor de una sonrisa
como el alba cruzando el amanecer
como las sombras al morir la tarde
como ese divino instante del amor
como el dolor del alma que nunca será eterno.

La vida se nos fue...
sin sentirla sin presentirla sin quererlo
como la nave al partir de su puerto
como tu recuerdo al llegar la madrugada
como la leve página de un idilio
como aquel primer beso que nunca morirá
como el fugaz retorno de un sueño adorado
como se marchita una flor con el invierno
como la lucha cruel y la fatiga
la vida se nos fue...

                                               Farwel 1986


Una hermosa poesía de la cual desconozco su autor (a)... si alguien me ayudara a encontrarlo, le rendiría el mérito que merece:

Si hoy volvieras 

Si hoy volvieras
con los ojos cargados de promesas,
con las manos cargadas de caricias,
si hoy volvieras
con la mente ya limpia de traiciones,
con el alma ya limpia de rencores,
¿qué podría yo darte?
mis ojos ya vieron muchos paisajes,
mis manos se han hastiado de caricias,
tu imagen se ha borrado de mi memoria
y tengo un alma nueva cada día...

Si hoy volvieras a amarme, 
serías en mi vida un pobre extraño...
para el perdón, el tiempo se ha corrido,
para poder amarte es ya muy tarde.



Un fuerte abrazo de perdón y... ¿olvido?

Hortensio.