domingo, 29 de diciembre de 2019

Los remordimientos.

  No me arrepiento de nada, 
pero tengo claro las cosas que
 no volvería a hacer... experiencia
H. Farwel

Y el remordimiento... ¿Porque?
Plácido domingo ya pasada la navidad y en espera de la llegada del año nuevo 2020, hoy con una nueva reflexión sobre los remordimientos y sus dos facetas más comunes: Las oportunidades perdidas y las acciones lamentables... Para introducirnos en el tema vale la pena recordar las sencillas palabras de Nicolás Maquiavelo: "Vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse", es una especie de sentencia contundente y simple pero muy cierta. Entonces centrémonos en estas dos de las muchas que hay en su forma individual que es vivirlo, como algo real que hay que enfrentarlo, ya sea por lamentar el haber hecho algo que hubiésemos deseado no haberlo hecho o por el contrario haber perdido la oportunidad de haber hecho algo que deseábamos haber hecho...

Vivir una vida sin remordimientos es casi que una tarea imposible. 
Todos pasamos por esta vida, que es compleja y llena de altibajos, padeciendo de arrepentimientos; es algo muy real que tenemos que enfrentar. El arrepentimiento es una emoción de carácter universal, pero es precisamente el cuestionarnos el porqué tomamos tal o cual decisión 'buena o mala' desde algo muy importante a trivialidades de lo cotidiano, nuestras vidas están conectadas a la de otras personas que nos complementan y de por si nos afectan. Eso es lo que nos hace humanos.

No me arrepiento de nada.
Pero hay quienes se niegan a aceptar que se han arrepentido de algo en un momento determinado y tienen algunas fantásticas justificaciones como: "No me arrepiento de nada de lo que dije, porque en algun momento fue exactamente lo que sentí." o esta otra perla: "No me arrepiento de nada... Pero sí me hubiese gustado haber tomado mejores decisiones en algunos momentos." y así unas cuantas más como esta de Madona,la popular cantante gringa: " No me arrepiento de nada, todo lo que hice marcó un paso en mi vida, sin eso no sería lo que soy." o la del dramaturgo, novelista y poeta irlandés, Samuel Beckett: "No me arrepiento de nada, lo único que lamento es haber nacido, la muerte es un negocio largo como tedioso. Siempre me apreció." o el genial guionista, actor y director de cine Woody Allen: "No me arrepiento de nada de lo que he hecho en mi vida, pero la verdad es que me gustaría ser otra persona."
El peor arrepentimiento son esas palabras
que nunca se dijeron... 

La experiencia...
Pero si del arrepentimiento no sacamos una lección de vida sobre esas situaciones por las que pasamos, no tiene sentido el arrepentimiento, el mirar hacia atrás para saborear una y muchas veces el dolor de las acciones lamentables y las oportunidades perdidas y las feas y sentidas decepciones del 'podría haber sido'... en esas circunstancias de verdad que no vale la pena el arrepentimiento del pasado, hay que olvidar o nuestras vidas se convertirán en una amargura permanente y sin salida... Experiencia.

Para cerrar, terminar y concluir ésta entrada, el pensamiento de un Autor desconocido: "Nunca te arrepientas de un solo día de tu vida. Los días buenos nos traen felicidad, los días malos nos dan experiencia, los peores dias nos dan lecciones, y los mejores días nos generan recuerdos." Farwel, quien cargaba sus demonios a cuestas, barruntaba diciendo que :"A esos arrepentimiento hay que mirarlos a los ojos y dejarlos pasar de largo pues la vida es demasiado corta y precario el tiempo que tenemos para vivir, como para quedarnos en lo que pudo haber sido y no fue."

Un abrazo sin remordimientos...

Hortensio.